El Gobierno abre la puerta a los británicos... y a la cepa india

Los expertos temen que la variante se expanda y reclaman que España blinde su frontera como ya ha hecho Alemania

Cartel que anuncia un puesto de control de covid en la terminal 4 de Barajas
Cartel que anuncia un puesto de control de covid en la terminal 4 de BarajasAlejandro Martínez Vélez Europa Press

Desde las 0:00 horas de hoy, lunes, los ciudadanos británicos pueden entrar libremente en España sin presentar los resultados de una prueba PCR que acrediten estar libres de Covid-19. La extensión de la vacunación en el Reino Unido, mucho más adelantada que en nuestro país, y el deseo de permitir la llegada de turistas para reactivar la economía han impulsado al Gobierno a levantar barreras de entrada a ciudadanos de otros estados entre los que también se encuentran los japoneses, en una decisión que no está exenta, sin embargo, de polémica.

Los expertos en salud pública y epidemiología no terminan de entender un paso que si bien anticipa la apertura generalizada de fronteras a partir del día 7 de junio a los viajeros internacionales con la pauta de inmunización completada, en línea con lo que ocurrirá en Europa, también entraña serios riesgos. El principal es la expansión de la peligrosa variante india en Gran Bretaña (ya es la segunda en importancia y en algunas zonas ha alcanzado el predominio) y su posible salto a España.

Esta variante ha causado estragos en el país asiático. Según el Ministerio de Sanidad de nuestro país, presenta un «moderado aumento de transmisibilidad», aunque contiene «mutaciones compatibles con posible escape a la inmunidad», lo que significa que podría eludir la protección que brindan las vacunas.

Joan Carles March, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, recuerda que el Reino Unido intensificó los test de Covid-19 este sábado tras haberse detectado un repunte en los contagios de esta variedad del virus. March explica a LA RAZÓN que desde el 12 de mayo se han producido 2.011 nuevos casos de la variante india (conocida técnicamente como B.1.617), según los cálculos de aquel país. Se trata de una cifra menor a los 7.066 casos detectados por la variante británica, «pero se convierte en la segunda con mayor número de nuevos casos». Este especialista le atribuye una alta contagiosidad, algo que, a su juicio, «pone en peligro la desescalada en Reino Unido y avisa al resto de Europa y, por tanto, a España».

Ayer mismo, Francia anunció que baraja la posibilidad de que el Reino Unido quede fuera de la «lista verde» de países exteriores a la UE con los que no habrá restricción a los viajes cuando se abran las fronteras. El ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, señaló que «nos queda una interrogación británica», ya que «estamos muy vigilantes» por la evolución de la variante india.

Por su parte, Alemania también ha vuelto a declarar al Reino Unido zona de variantes del coronavirus, lo que implica una prohibición de entrada de viajeros procedentes de ese país. Los alemanes que residen él sí tendrán permitido regresar, pero no podrán acortar la cuarentena de dos semanas a través de un test que arroje resultado negativo de infección. «Lo que ocurra en Reino Unido es un aviso para el resto, sin duda, y el hecho de que sea más transmisible es un problema añadido», asegura March, quien avisa de que «si se convierte en la variante dominante» en ese país, «el problema se extenderá al resto de la Unión Europa (UE)». Por ello, aconseja prudencia y vigilancia: «Sería recomendable tomar medidas tipo Alemania; mejor prevenir que curar».

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia y miembro de la Asociación Europea de Salud Pública, José María Martín Moreno, considera también «errática» la decisión de las autoridades españolas de abrir las puertas a los británicos sin PCR, en lo que respecta a la contención de la transmisión del virus en fronteras. Según asegura a este periódico, el Reino Unido está detectando una rápida propagación de la variante B.1.617 que surgió en la India en octubre y que se considera responsable de la oleada de infecciones que ha asolado el país asiático en los últimos meses.

Martín Moreno recuerda que ha sido calificada como variante preocupante por la OMS y por el propio Reino Unido la semana pasada. «En un artículo que se ha publicado en el British Medical Journal se afirma que sabemos lo suficiente para decir que esta variante podría ser particularmente grave». En este sentido, resalta que está siendo motivo de sorpresa en la prensa europea que España levante todas las restricciones para recibir a los turistas británicos y de otros países sin reclamar PCR y sin seguimiento de secuenciación. De hecho, apunta, cualquier persona que entre en ese país desde el Reino Unido, incluyendo ciudadanos alemanes, debe permanecer en cuarentena dos semanas a su llegada, incluso si da negativo en las pruebas.

«Me parece triste la falta de cohesión y coherencia interna a nivel europeo y creo que no da una buena imagen en cuanto al rigor con el que hay que afrontar la transmisión del nuevo coronavirus», subraya.