MENÚ
jueves 18 julio 2019
03:55
Actualizado

El módulo de ExoMars se estrelló por exceso de velocidad

La ESA confirmó ayer que Schiaparelli aterrizó en Marte «a más de 300 kilómetros por hora»

  •  Imagen facilitada tomada durante el descenso de Schiaparelli
    Imagen facilitada tomada durante el descenso de Schiaparelli
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

22 de octubre de 2016. 02:54h

Comentada
Madrid. 21/10/2016

Una serie de imágenes captadas por una sonda de la NASA que órbita Marte indican que el módulo Schiaparelli de la misión europea ExoMars cayó a la superficie del planeta rojo y se destruyó por el impacto, según confirmó ayer la Agencia Espacial Europea (ESA, en sus siglas en inglés). Su rápido descenso pudo ser el responsable. Schiaparelli formaba parte de una misión ruso-europea y fue para buscar evidencia de vida en Marte.

El contacto con el vehículo se perdió alrededor de 50 segundos antes de la hora prevista de aterrizaje, y hasta ayer no obtuvieron imágenes de lo que había ocurrido durante su descenso. Las imágenes muestran una mancha oscura, difusa, cerca del paracaídas, que los científicos identifican como la zona de impacto del módulo.

«Se estima que Schiaparelli cayó desde una altura de entre dos y cuatro kilómetros (de altura), con lo que impactó a una velocidad considerable, a más de 300 kilómetros por hora», explica en un comunicado la ESA. Añade que creen que el módulo tuvo «una caída libre mucho mayor de lo planeado». Especulan los expertos con que «los propulsores» de Schiaparelli, que debían frenar su caída al actuar en sentido contrario a la gravedad de Marte, «se apagaron de forma prematura». La agencia explica que ha podido finalmente desentrañar lo sucedido al módulo, con el que no lograba contactar desde la operación de aterrizaje este miércoles, gracias a las imágenes de la cámara CTX de baja resolución a bordo del satélite MRO de la agencia estadounidense.

En la zona del impacto se pueden ver en la última de las imágenes dos novedades con respecto a fotografías previas de ese punto. Los expertos creen que una de ellas, la brillante, es el paracaídas del módulo, mientras que la segunda es una «borrosa zona oscura» de 15 por 40 metros que los científicos relacionan con el fuerte impacto del aparato. Los científicos de la agencia europea siguen mientras tanto recopilando más información para asegurarse de que esto fue lo que realmente sucedido con el módulo.

Se trata de la segunda misión europea que no consigue alcanzar el éxito en el planeta rojo. Años atrás también fracasó «Beagle 2», una sonda diseñada como parte de la misión Mars Express de la ESA que iba a analizar la geología de Marte y su clima. Sin embargo, el artefacto que se lanzó en diciembre de 2003 nunca llegó a comunicar desde la superficie de Marte. Doce años después, en 2015, la ESA comunicó que ya sabían lo que había sucedido a «Beagle 2». El artefacto había aterrizado pero se quedó incomunicado, ya que los paneles solares no se desplegaron y se quedó sin energía. De modo que nunca hubo contacto con la Tierra.

Últimas noticias