No, el arroz no sirve para quitar el agua de un móvil

Todo parece indicar que una de las leyes que hemos dado por sentado siempre, realmente, no sirve de mucho

No, el arroz no sirve para quitar el agua de un móvil
No, el arroz no sirve para quitar el agua de un móvilLa Razón (nombre del dueño)Archivo

Es un clásico: si se te cae el móvil en el agua, lo primero que tienes que hacer es enterrarlo en arroz para eliminar cualquier resto de líquido o humedad que haya podido quedar en su interior. De lo contrario, el teléfono no volverá a funcionar jamás. Es así, ¿no? Pues bien, todo parece indicar que una de las leyes que hemos dado por sentado siempre, realmente, no sirve de mucho.

El elemento que va a ser determinante en la supervivencia de nuestro terminal va a ser su resistencia. Volverá a encenderse o no según el nivel y el estado en los que se encuentren. Y todo ello depende del modelo que tengamos. Por ejemplo, tal y como señala Gizmodo, el iPhone 12 tiene una profundidad de seis metros durante 30 minutos, mientras que el límite de inmersión del Samsung Galaxy 21 es de 1,5 metros durante 30 minutos.

Por ello, hay que prestar mucha atención a los detalles de cada dispositivo. No basta con que se vendan como resistentes al agua, hay que conocer sus especificaciones.

Ahora bien, pongamos que el teléfono se ha caído dentro de un recipiente con suficiente agua como para hundirlo. ¿Que tendríamos que hacer? Como bien hemos mencionado al principio, introducirlo en arroz no es más que una pérdida de tiempo. Por lo que, en su lugar, lo mejor es:

  • Apagar el terminal inmediatamente
  • Secarlo con papel absorbente o un paño suave
  • Agitar el dispositivo para sacar los restos de agua que hayan podido quedar atrapados en los puertos de carga
  • Retirar la tarjeta SIM
  • Jamás usar un secador de pelo, ya que el calor puede destrozar la pantalla
  • Dejarlo secar a temperatura ambiente
  • No cargar hasta que estés seguro de que está seco. De lo contrario, podrías causarle más daños

Especialmente importante es no abrir el móvil por tu cuenta, ya que podrías alterar su estructura y volverla inútil.