Así se vivieron: de la entereza de Obregón al vestido “edredón” de Pedroche en el “silencio que asusta”

Una Nochevieja inaudita, con la Puerta del Sol vacía, de recogimiento y ausencias

Campanadas 2020
Campanadas 2020AgenciasLa Razón

Con el desierto a las espaldas de la Puerta del Sol nada era lo de siempre. Madrid inaudito. Un fin de año para la historia. Y para muchos para el olvido. Nacho Cano amenizó los minutos echando mano de los recuerdos y agarrando al estómago un día que estaba ya atascado por destino. Pero 2021 ya está aquí con la prolongación de los desafíos, con los números de la covid-19 como una espada de Damocles pesada que amarga cada jornada, con las idas y venidas de un Gobierno infantiloide mientras la estructura social se destruye y con la esperanza de los cambios.

Los presentadores de cada cadena nos mostraron sus mejores galas y sin duda que las mejores sonrisas, aunque las lágrimas en muchas casos parecían retenerse. Es el año está claro. 9 meses viviendo al borde hace que nos desbordemos (a la mínima).

Un esfuerzo titánico tuvo que ser el que hizo Ana Obregón en La 1, acompañada de una grande de la pantalla Anne Igartiburu, para enfundarse el vestido blanco (y radiante) y presentarse ante la audiencia para dar un mensaje de ánimo y fuerza para todas aquellas personas que este año han perdido a un ser querido. En su caso la fuerza debe ser mayor: un hijo. Un cáncer. Una gran putada. “Sé que muchas personas han tenido un año muy difícil, se identifican conmigo, ellas también han perdido a un ser querido. Sé que cuando suenen las Campanadas vamos a recordarles. Vamos a mirar al futuro con la convicción de que juntos, pero con mucha responsabilidad, saldremos de este túnel”, dijo, sin olvidarse de “todas las personas que desgraciadamente nos han dejado tanto por la pandemia, también muchísimas por el cáncer, que casi nunca se habla de ello. Por ello, los que son los verdaderos héroes de este año, los que han luchado hasta el final. Por los que siguen luchando, voy a pedir un aplauso”.

Como colofón, Obregón ha expresado unas palabras que “siempre decía” su hijo: “Lo más importante en esta vida es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres, porque cuando te vas, es lo único que te llevas. Pero para dedicar ese amor y ese tiempo a las personas que quieres, tienes que tener a las personas que quieres contigo. Y para conseguir eso, tenemos que ser responsables”. Un beso al cielo fue la manera en la que Obregón acabó su discurso.

Súper Pedroche

También apostó por un discurso acorde a los tiempos que pasamos Cristina Pedroche, que comenzó el directo haciendo alusión al desierto de la Puerta del Sol “es un silencio que asusta”. “Si os tocó como a mí, sabéis cómo es el dolor de no poder abrazar a tu abuela por última vez sabiendo que se va en soledad”, comentó “sola y rodeada de ese silencio cruel que ha recorrido residencias y hospitales. Que nos heló la sangre y nos dejó mudas. La generación de nuestros mayores, quienes lucharon por dejarnos un presente mejor, se fue en un silencio doloroso que también ha dejado miles y miles de sillas vacías en nuestras mesas de Navidad”. “Pido que no olvidemos toda la luz y el amor que hemos visto”.

No defraudó la presentadora, junto con Alberto Chicote en Antena 3 con esa especie de edredón deconstruido de Pedro del Hierro que no defraudó a eso de las doce en punto de la noche en el instante de abrir boca para las uvas apurada con los cuartos y que procedió a explicar después: “Quiero llevar luz a todas las casas”, puntualizó, “es un homenaje a las mascarillas que tanto usamos”.

Entereza, emoción y complicidad de ‘las Anas’ en TVE

Tras la actuación, ya con ambos conductores juntos, Pedroche ha resumido su 2020, acordándose de los que no están.

La visita con laSexta

LaSexta hizo una visita a Antena 3 por primera vez e Inaki López y Cristina Pardo, que comenzaron su retransmisión con un “Prometemos mantener el mejor de los humores para despedir este 2020”, acudieron a ver a Chicote y Pedroche al plató vecino y compartir los vacíos de esa Puerta del Sol como nunca se había visto y como nunca se había imaginado ver.

En Mediaset, los encargados de despedir este convulso año 2020 han sido Sandra Barneda y Christian Gálvez y lo hicieron desde Gran Canaria. El primer deseo del segundo ha sido “un poquito más de sentido común”.

Unas campanadas diferentes, también en el resto del mundo.