Almería

Sociedad

A la caza de China como Patrimonio de la Humanidad

Andalucía, con una veintena de los 50 bienes declarados en España, defiende una decena de candidaturas: desde Itálica y el Caminito del Rey pasando por el Carnaval de Cádiz

La Mezquita de Córdoba
La Mezquita de CórdobaLa RazónLa Razón

Andalucía, de entrada, cuenta con la única ciudad del mundo con cuatro enclaves Patrimonio de la Humanidad reconocidos. Córdoba cuenta con cuatro inscripciones en la Lista del Patrimonio Mundial concedidas por la Unesco: La Mezquita-Catedral (1984), el centro histórico que la rodea (1994), la Fiesta de Los Patios (2012) y Medina Azahara (2018). Además, como el resto de España, disfruta del título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad concedido también al Flamenco (2010) y a la Dieta Mediterránea (2013), recoge Turismo de Córdoba. La ciudad califal supera a Roma en número de monumentos y bienes protegidos con este sello de la Unesco. España es actualmente el quinto país con más bienes protegidos (50); tras Francia y Alemania (52); China (57); e Italia (59). Gran parte de la importancia patrimonial de España radica en Andalucía y si prosperan las gestiones emprendidas, el país puede dar el «sorpasso» a China.

El Consejo de Gobierno de la Junta ya ha tomado conocimiento de la inclusión, a propuesta de la Consejería de Turismo Cultura y Deporte, de la candidatura del Paisaje Cultural de Carmona en la lista indicativa del Patrimonio Mundial de España en la reunión anual del Consejo de Patrimonio Histórico celebrada el pasado 26 de octubre. La inclusión de Carmona en dicha lista es el paso previo a la presentación de su candidatura a Patrimonio Mundial ante la Unesco, lo que supone un paso más del municipio carmonense en la protección de su patrimonio, incluyéndose la candidatura promovida desde el Consistorio con el apoyo de la Junta de Andalucía.

Andalucía ya dispone como bienes declarados Patrimonio Mundial en España de La Alhambra, El Generalife y el Albaicín de Granada; el Centro Histórico de Córdoba; la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias de Sevilla; el Parque Nacional de Doñana; el arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica; los conjuntos monumentales renacentistas de Úbeda y Baeza; los dólmenes de Antequera; y la Ciudad Califal de Medina-Azahara.

De los 50 bienes materiales inmateriales declarados Patrimonio de la Humanidad en España, en Andalucía radican una veintena. Por fecha: La Alhambra (Granada), desde 1984; El Generalife (Granada), desde 1984; El Albaicín (Granada), desde 1984; el Centro histórico de Córdoba, desde 1984; la Mezquita de Córdoba, desde 1984; la Fiesta de los Patios Cordobeses, desde 2012; Medina Azahara (Córdoba), desde 2018; la Catedral de Sevilla, desde 1987; el Alcázar (Sevilla), desde 1987; el Archivo de Indias (Sevilla), desde 1987; el Conjunto monumental histórico de Úbeda, desde 2003; el Conjunto monumental histórico de Baeza, desde 2003; el Parque Nacional y Natural de Doñana, desde 1994; el Conjunto arqueológico de dólmenes de Antequera, desde 2016; el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, desde 1998; la dieta mediterránea, declarada en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; el flamenco, desde noviembre de 2010 también como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad declarado por la Unesco.

Según el Libro del proyecto de los Presupuestos de la Junta para 2024, consultado por LA RAZÓN, «ampliar el listado de bienes del patrimonio sujetos a protección y trabajar por la inscripción de nuevos sitios y tradiciones como patrimonio Unesco» es uno de los objetivos de la Junta. «El Patrimonio Histórico es un elemento identitario, fuente de riqueza y un activo cultural, educativo y turístico de primer orden», argumenta la Administración andaluza. Su catalogación «no sólo dota a dichos bienes de la protección adecuada, sino que además genera un importante impacto económico». Además, «las declaraciones como Bien de Interés Cultural permiten a sus propietarios y a los ayuntamientos acogerse a incentivos para la realización de obras de conservación o iniciativas de difusión, que además de preservarlos y realzarlos, redundan en beneficio de la oferta turística».

Entre las actuaciones más destacadas relativas a la catalogación, se encuentran el Balneario Ntra. Sra. del Carmen de Málaga, el Valle del Darro en los municipios de Beas, Huétor Santillán y Granada, la Presa de los Caballeros de Montejaque (Málaga), la casas natal y el laboratorio farmacéutico de José Caballero en Huelva, el Toque de tambor del Judío de Baena (Córdoba), el Antiguo Instituto Aclimatación del CSIC de Almería, el Yacimiento Cerro Macareno en La Rinconada (Sevilla), el Yacimiento de Villavieja de Fuento de Cesna en Algarinejo (Granada), las Salinas de la Malahá (Granada), el Mausoleo de la Vizcondesa de Termens en Cabra (Córdoba) y la Casa de los Penalva en Huéscar (Granada).

El Gobierno andaluz defiende «el valor universal de algunos de los bienes culturales y naturales andaluces y la necesidad de protegerlos». El próximo ejercicio «se respaldarán las candidaturas a patrimonio mundial de “El Paisaje del Olivar”, “Itálica, ciudad adrianea”, “Caminito del Rey”, “Yacimiento de Los Millares” y “Paisaje Urbano de Carmona”. Y en el catálogo de patrimonio cultural inmaterial, se propondrá la inclusión de los “Carnavales de Cádiz”, los “Mantecados de Estepa”, las “Hazas de la Suerte” de Vejer de la Frontera y Barbate, los “Mármoles de Macael” y el “Belenismo”». En cuanto al sello de Patrimonio Europeo, se continúa apoyando la candidatura de los yacimientos arqueológicos de Carteia y de Iulia Traducta en las efemérides del nacimiento de una ciudadanía europea.