Un centro de la memoria histórica de la minería en el Pozo María (León)

El consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones confía en que este símbolo del pasado industrial se convierta en un nuevo recurso turístico

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones (I), junto al alcalde de Villablino (León), Mario Rivas (D), y el secretario regional de CCOO, Vicente Andrés (C), durante la visita al pozo María en Caboalles de Abajo (León)César Sánchez/Ical

Convertir las antiguas instalaciones del Pozo María, en la localidad de Caboalles de Abajo, en un centro de la memoria histórica de la minería de Laciana. Es en lo que ya está trabajando la Junta de Castilla y León, según anunció el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, al visitar las futuras instalaciones.

Una intervención que contará con un presupuesto de 100.000 euros, y que deberá adecuar este espacio a la vez de dotarlo de equipamiento para transformarlo en un centro de interpretación de la historia industrial comarcal.

El consejero recalcó que su recuperación supone un homenaje a una actividad que hizo despegar económicamente a todo el valle. «No podía ser que un símbolo de la minería de más de un siglo de historia pudiera terminar en un achatarramiento», señaló y confió que se convierta en un recurso turístico para conocer «una forma de vivir que ha dejado huella».

Acompañado por el alcalde de Villablino, y del secretario general de CCOO en la Comunidad, Vicente Andrés, también se acercó a conocer las obras del edificio de usos múltiples que se están construyendo en Caboalles de Arriba, sobre unos terrenos cedidos por el sindicato. Una actuación que cuenta con un presupuesto de medio millón de euros y su objetivo es la dinamización social y cultural de la zona, así como el fomento del emprendimiento ligado al turismo.

Además, avanzó que las obras de construcción del voladero en el Centro del Urogallo ya han sido adjudicadas por un importe de 200.000 euros.

Por último, Suárez-Quiñones anunció que el proyecto «Mina en vivo» se ha presentado como candidato a recibir financiación por parte del Instituto de Transición Justa en el marco de los convenios de transición ecológica. Una iniciativa que pretende invertir dos millones en la antigua Fundación Santa Bárbara.