Los precios suben un 3,3% en junio en Castilla y León por el alza de la vivienda y el transporte

La tasa mensual crece un 0,6% en la Comunidad y un 2,8% en lo que va de año

Suben los precios en Castilla y León por el alza en la vivienda
Suben los precios en Castilla y León por el alza en la viviendaJesús G. FeriaLa Razón

El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió en Castilla y León un 3,3 por ciento en junio respecto al mismo mes de 2020, seis décimas más que la media nacional, que lo hizo un 2,7 por ciento. Este comportamiento se produce por un aumento de los costes de la vivienda en los últimos 12 meses, de un 13,2 por ciento, y del transporte, un 9,5 por ciento, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por lo que se observa en la tasa intermensual, en la Comunidad los precios crecieron un 0,6 por ciento, una décima más que en España, a causa de la vivienda, el transporte y los hoteles y restaurantes. En lo que va de año, han subido un 2,8 por ciento, frente al 2,5 por ciento en España.

En relación al año pasado, además de la vivienda y el transporte, los precios se elevaron también en alimentos y bebidas no alcohólicas (1,3 por ciento), vestido y calzado (0,9), menaje (0,8), medicina (1,7 por ciento) y enseñanza (0,9). Por contra, bajaron en bebidas alcohólicas y tabaco (un 0,9 por ciento). Por el contrario, se redujeron en comunicaciones (-4,5), Bebidas alcohólicas y tabaco (-0,7), Hoteles, cafés y restaurantes (-0,3) y ocio y cultura (-1,2 por ciento).

La tasa anual del IPC aumentó en siete comunidades autónomas en junio respecto a mayo, se mantuvo en siete y disminuyó en tres. El mayor incremento se produjo en Cantabria, con una subida de cuatro décimas. Por su parte, la mayor reducción se registró en la Región de Murcia, con una bajada de dos décimas en su tasa anual.

Por su parte, en la evolución mensual, en relación a mayo, los mayores aumentos en la Comunidad se registraron en vivienda (2,4 por ciento), seguido de transporte (1,2 por ciento). A continuación, figuran hoteles, cafés y restaurantes (0,8), ocio y cultura (0,4 por ciento) y alimentos y bebidas no alcohólicas (0,2 por ciento). Tan solo se redujeron en vestido y calzado un 1,5 por ciento y se mantuvieron sin cambio en el resto de grupos.