Sánchez Llibre pide apoyo a los sindicatos para la ampliación del aeropuerto de El Prat

Los empresarios tratan de forzar una negociación entre Gobierno y Generalitat para salvar los 1.700 millones de euros para la infraestructura

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.David Zorrakino Europa Press

Todavía hay tiempo para que Gobierno y Generalitat se sienten en una mesa a negociar y lleguen a un acuerdo para la ampliación del aeropuerto de El Prat. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, mostró ayer su predisposición a ello en una entrevista en “El Periódico”, donde dijo que todavía quedan alrededor de 20 días hasta el 28 de septiembre que hay de plazo, y los empresarios también están presionando. El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha instado a ambos ejecutivos a recuperar la negociación “sin más dilación” para alumbrar un pacto y ha pedido apoyo a los sindicatos (UGT y CC.OO.).

“Diálogo, negociación y pacto. Este es el camino”, ha afirmado el presidente de la patronal catalana, que también ha iniciado una ronda de contactos con las entidades promotoras del acto ‘Sí a la ampliación del aeropuerto JT Barcelona-El Prat’, celebrado el 2 de junio a ESADE, para pedir su capacidad de influencia y que desplieguen toda la presión que haga falta para enderezar la situación. “Continúa vigente el espíritu de Esade del 2 de junio, en el que más de 200 organizaciones de la sociedad civil y económica dijeron “sí” con mucha contundencia a la ampliación del Prat”, ha señalado.

Dentro de este plan, el presidente de Foment ha pedido también a los sindicatos CCOO y UGT que se sumen y muestren su “apoyo, influencia y contribución para hacer posible recuperar el acuerdo por la ampliación”. Los sindicatos, aunque con matices, también se han mostrado a favor de la ampliación del aeropuerto porque genera muchos puestos de trabajo y han criticado a las gobiernos español y catalán por sus divisiones. “Si realmente hay voluntad política todavía estamos a tiempo”, ha señalado Sánchez Llibre.

La ampliación del aeropuerto de El Prat está suscitando tanta batalla y nervosismo político porque se entrecruzan hasta tres elementos de capital importancia: la cuestión medioambiental, porque el proyecto de ampliación está diseñado para alargar la tercera pista y eso obligará a invadir la laguna de la Ricarda, un espacio natural protegido de alto valor ecológico, y porque la ampliación aumentaría el tráfico aéreo y, por tanto, la contaminación (no obstante, también se espera que la industria aeronáutica evolucione y se acaben rebajando sustancialmente las emisiones); la cuestión económica, porque es una inversión de 1.700 millones de euros que crearía en torno a 80.000 empleos directos; y, el efecto tractor que tendría ampliar el aeropuerto y convertirlo en un hub que acoja conexiones intercontinentales (se estima que el PIB catalán aumentaría dos puntos). La cuestión medioambiental hace chocar a ERC y Podemos contra JxCat y PSOE y las cuestiones económicas generan inquietud en ambos bandos.

En cualquier caso, hasta el 28 de septiembre hay tiempo para que ambas partes se pongan de acuerdo. Ese día se tiene que aprobar en el Consejo de Ministros el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) para 2022-2026, que debe incorporar este proyecto de El Prat. Si no se incluye ahí, la ampliación del aeropuerto deberá esperar cinco años más, al siguiente DORA.