España

ERC asegura a Sánchez la aprobación de los Presupuestos el 21 de diciembre

Esquerra y el Gobierno llegan a un acuerdo sobre la ley audiovisual y el Senado dará luz verde a las cuentas

El Gobierno tendrá aprobados los Presupuestos para 2022 el próximo martes. El Gobierno y Esquerra han alcanzado un acuerdo sobre la ley del audiovisual, en el que los soberanistas dicen haber logrado el blindaje del catalán. Los republicanos habían condicionado su apoyo a las cuentas públicas a impulsar esta legislación y habían amenazado hasta en tres ocasiones con torpedear los Presupuestos si no se conseguía.

Los republicanos estaban descontentos en las últimas semanas por cómo estaban transcurriendo las negociaciones sobre la ley audiovisual. Sin embargo, desde Moncloa trasladaban en privado que las conversaciones estaban “encauzadas” y que sería cuestión de horas que se llegara a un acuerdo. Confirmado el pacto, se despeja el camino de la aprobación de las cuentas públicas que se avalarán definitivamente el próximo 21 de diciembre en el Senado.

Los republicanos presentaron enmiendas en la Cámara Alta y, de prosperar, amenazaban con dilatar la tramitación de los Presupuestos una semana más, porque, de prosperar alguna de ellas, las cuentas deberían volver al Congreso de los Diputados para su aprobación definitiva el 28 de diciembre. Esquerra ha retirado finalmente las enmiendas presentadas y, con este plácet, se agilizan los tiempos, porque en ningún caso en Moncloa valoraban que sus socios fuera a tumbar el proyecto presupuestario, del que dependen importantes inversiones para Cataluña.

Sin embargo, han existido importantes dificultades hasta llegar aquí. El Gobierno mantenía la imposibilidad de imponer cuotas a compañías como Netflix o HBO, porque las directivas europeas no lo permiten y, por ello, se ha optado por una vía alternativa: medidas de carácter económico, como incentivos fiscales o subvenciones a la producción y doblaje en catalán, con el fin de garantizar que las grandes plataformas internacionales emitan en lenguas cooficiales. En concreto, se destinará un mínimo anual de 15 millones de euros para la producción de películas y series en catalán y demás lenguas cooficiales, lo que significa un 15% del 70% de la producción total que España exige a las plataformas (incluidas Netflix). Asimismo, se creará un fondo público que asegure el doblaje y subtitulación al catalán de series de plataformas internacionales.

Además del acuerdo para esta Ley del audiovisual, los republicanos también dan por sentado que la mesa de diálogo se reunirá a principios de enero, aunque la fecha exacta parece difícil que se pueda concretar hasta que no se decida cuándo se celebra la Conferencia de Presidentes autonómicos, también prevista para el primer mes del año que viene. De hecho, la fecha puede acabar convirtiéndose en una fuente de divergencias entre Gobierno y Esquerra.

El blindaje del catalán para Esquerra era vital, porque la lengua se encuentra ahora en un momento de máxima actualidad política en Cataluña a raíz de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra la inmersión lingüística (la educación exclusivamente en catalán) y el caso del niño de Canet de Mar (Barcelona), a quien los tribunales han concedido que en su aula se impartan un mínimo de 25% de clases en castellano.

Los republicanos, ante su electorado independentista, tienen que justificar el apoyo al Gobierno y, medidas tan sensibles como la protección del catalán son imprescindibles. También en la desgastadora guerra con JxCat, que acusa a ERC de plegarse y de debilidad ante el Gobierno. Al independentismo en Madrid le quedan ya pocas banderas. Renunciando a la independencia, la cuestión identitaria se ha convertido en el centro de sus exigencias al Gobierno.