Lil Miquela, la robot que fue asaltada sexualmente

Se trata de un robot virtual, con casi 2 millones de seguidores en Instagram, que presentó en su videoblog la agresión sexual que sufrió en un taxi de manera muy real

Lil Miquela en una de sus fotos de Instagram
Lil Miquela en una de sus fotos de InstagramInstagram

Las redes sociales sirven a menudo para denunciar determinadas situaciones del día a día, algunas de ellas tan graves como puede ser una agresión sexual. Este es el caso de la modelo y bloquera Lil Maquela, que denunció, a través de un videoblog publicado en Instagram, haber sido víctima de un supuesto acoso sexual mientras viajaba en taxi.

Lo llamativo de la historia es que Lil es en realidad un robot virtual generado por ordenador a partir de imágenes 3D. Con una apariencia que roza el realismo, tiene el físico de una chica de 19 años. En el vídeo, la “joven” afirma que durante un viaje en taxi, un hombre le tocó la pierna y le hizo comentarios inapropiados.

“Efectivamente, siento que la mano fría y carnosa de este tipo toca mi pierna como si estuviera confirmando que soy real. Su mano permanece allí, frotando mi piel”, aseguró. Además dijo también que el hombre se interesó “por lo que tenía ahí abajo”, por lo que se vio obligada a pedirle al conductor que detuviera el coche para poder bajarse.

El vídeo, titulado “Tengo tantas preguntas...” ha recibido numerosas críticas por parte de los usuarios. Es por ello que el canal original de Lil Miquela ha decidido borrar el vídeo. Demasiado tarde, algunos usuarios de Twitter ya había compartido en sus perfiles las quejas de la robot. Se hizo popular el pasado 12 de diciembre cuando un usuario lo compartió en redes sociales.

El foco de las quejas reside en que muchos usuarios consideran inapropiado inventarse una historia sobre acoso sexual, porque puede resultar muy ofensivo para las víctimas de este gran problema.

De hecho, la cantante estadounidense Kehlani mostró su desacuerdo con la publicación del vídeo. “Lil Miquela, estás jugando con historias reales... un trauma real. La agresión sexual es una realidad aterradora y en ese punto eres ignorantemente ofensiva”, escribió la artista.

Los creadores de la “influencer virtual” no se han pronunciado todavía respecto al caso.

¿Quién o qué es Lil Miquela?

Podría pasar por cualquiera de las “influencers” del momento. Joven, misteriosa y encantadora son algunas de las características con las que se define a Lil. La única diferencia es que esta “instagramer” no es real. Cuenta con 1,8 millones de seguidores en la aplicación fotográfica, donde sube fotos como cualquier otra chica del mundillo. Se atreve a hablar de temas como los derechos LGTB o para impulsar el movimiento Black Lives Matter; y, al igual que el resto, promociona marcas de ropa y perfumes.

Lil nació en abril de 2016, cuando la compañía Brud decidió crear un personaje ficticio. Pronto comenzó a subir publicaciones en los que se presentaba en primera persona, al mismo tiempo, que los usuarios se cuestionaban si era real o no. Hubo distintas teorías, algunos pensaban que se trataba de una campaña publicitaria para el videojuego de “Los Sims”, otros defendían que era un “espantoso experimento social”. En cualquier caso, sus creadores no han confirmado nada acerca de su identidad. La idea más aceptada es que sea una imagen virtual creada a partir de la fusión de una chica real con imágenes virtuales.

Su rostro lleno de pecas, labios carnosos y pelo oscuro le dan vida. Parece tan real que asiste a eventos sociales, restaurantes, fiestas e, incluso, llegó ha colaborado este año con la marca de ropa Calvin Klen, como aparece en sus fotos. En uno de estos vídeos llegó a protagonizar un beso con Bella Hadid.

Por si fuera poco, también se ha atrevido a meter cabeza en el mundo de la música. En el año 2017, la “influencer virtual” lanzó en la plataforma Spotify su primer sencillo “Not Mine” que cuenta con casi un millón de reproducciones en Youtube.

Unas influencers 3D que ya compiten con las estrellas de Instagram a día de hoy. Habrá que ver quien sale ganando en esta nueva lucha entre robots y humanos.