Los cinco mejores álbumes de Astérix que no puedes dejar de leer

Uderzo ha fallecido a los 92 años, pero nos deja su obra. Estas son las mejores aventuras de los héroes galos que creó junto a Goscinny.

Ha muerto Uderzo, uno de los padres de Astérix y Obélix, junto al inolvidable Goscinny. Los irreductibles galos han protagonizado 37 álbumes y en todo el mundo han vendido más 300 millones de ejemplares. Si existe una poción mágica es la de su éxito. Aquí reseñamos cuáles son las mejores aventuras de los personajes franceses más conocidos del cómic. Leerlos es la mejor manera de no olvidar a sus creadores.

Obélix y Compañía

No es el primero de la serie, pero es desternillante. Una verdadera sátira del capitalismo. Los creadores incluyeron en la diana de sus bromas la economía y rubricaron una de las mejores historias de la serie. La narración se centra en Cayo Coyuntural (una parodia de Jacques Chirac), que convence a Julio César de que la mejor manera de acabar con la aldea gala no es con las legiones , sino por esa ambición por enriquecerse que existe en todo ser humano. Cayo Coyuntural marchará a la Galia y encargará un menhir a Obélix. Después otro. Los precios irán subiendo de forma desorbitada y el compañero de Astérix soñará con convertirse en empresario.

La residencia de los dioses

Sin duda uno de los mejores. Uderzo y Goscinny acuden a los aprendizajes que nos ha dejado la antropología para bordar una narración brillante desde el comienzo hasta el final de la obra. Julio César trama una manera de acabar con los últimos resistentes en la Galia. Pero esta vez no acudirá a las armas. Preferirá recurrir a una noción más compleja, a una idea: la aculturación. Decide que lo mejor es construir una urbe romana que rodee al pequeño pueblo. El contacto con los nuevos vecinos romanos acabará por relajar sus costumbres de los galos y, al final, terminarán integrándose en el imperio romano.

Astérix y Cleopatra

Muchos lectores todavía recuerdan una de las frases más conocidas de este cómic: «¡Qué nariz!». Una obra que es un verdadero clásico. Uderzo y Goscinny supieron exprimir muy bien la historia entre Julio César y Cleopatra, tanto su historia de amor como la leyenda que los rodea. También sacaron juego de uno de los monumentos más conocidos del país del Nilo: las pirámides. El resultado es impecable.

La cizaña

Uderzo y Goscinny siempre se caracterizaron por popularizar frases latinas o jugar con el latín. En esta ocasión lo hacen con el nombre de uno de los personajes centrales de la trama: Perfectus Detritus. Así llaman al hombre encargado de introducir la disensión y la polémica entre la gente; un personaje con un talento innato para generar disputas. Julio César acudirá a él para sembrar la discordia en la pequeña aldea gala y dividirla. De esa manera, el general romano considera que podrá vencer a sus últimos opositores.

Astérix en Hispania

Astérix y Obélix también visitaron Iberia. Lo hicieron en esta historieta en que tiraron de algunos tópicos para retratarnos. El resultado es divertido. Es cierto que no lograron captar el carácter nuestro país, pero sí ayuda, sin embargo, a que nos veamos a través de otros ojos, lo que ayuda a no tomarnos demasiado en serio.