MENÚ
miércoles 21 agosto 2019
20:51
Actualizado

David Afkham se moja

El nuevo director titular y artístico de la OCNE presenta la temporada 2019-2020 y esboza las líneas maestras de “una nueva etapa” basada en el diálogo

  • David Afkham dirigirá ocho programas del Ciclo Sinfónico
    David Afkham dirigirá ocho programas del Ciclo Sinfónico /

Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de mayo de 2019. 15:34h

Comentada
G. Pajares.  Madrid. 14/5/2019

ETIQUETAS

Hace tres meses se presentaba oficialmente a David Afkham. Lo hacía el Ministerio de Cultura con la presencia incluso del ministro José Guirao, como nuevo director artístico y titular de la Orquesta y Coro Nacionales de España. En aquella altura habló poco, prácticamente nada, a excepción de hacer constar que estaba “feliz” por asumir el reto. Se daba por concluida la etapa de Félix Alcaraz, de baja desde diciembre de 2018 y a quien se sustituyó poco tiempo después de la presentación (un mes antes este diario publicaba un reportaje de la delicada situación por la que atravesaba la formación y de los problemas internos entre los profesores y el entonces director artístico) por un viejo conocido de la casa, Félix Palomero, que llegaba al cargo con cierta marejada por un nombramiento que tenía, dicen, más oscuros que claros.

Parece que unos noventa días después las aguas tratan de calmarse y el maestro, que se incorporará el 1 de septiembre, ha digerido la nueva situación en que concentrará el poder en sus manos, y llega con ganas de que le dejen hacer: “Lo asumo con responsabilidad, aunque no he participado en la mayoría de las decisiones por mi fecha de llegada”. Sin embargo, tiene las ideas claras y repite como un mantra que apuesta por el diálogo y la comunicación. Ha recibido un baño de masas: todos quieren a David Afkham (que diría Woody Allen en sus buenos tiempos), le saludan, le preguntan, le dan una palmada en la espalda, se fotografían con él, se dejan ver, que para eso es el nuevo hombre fuerte.

“Empieza una nueva etapa” en la que se van a conjugar los verbos compartir, dialogar, pensar en común; en la que “las puertas van a estar abiertas para todo aquel que quiera hablar, que tenga un problema. Esta orquesta y su coro poseen un potencial enorme. Y vamos a remar juntos en la misma dirección”. Esta temporada que ha presentado con una Sala de Tapices del Auditorio Nacional de Música a rebosar, “es de cierre y con conclusión de un periodo. Vamos a sembrar la semilla en la que hemos estado trabajando durante este tiempo”, dijo.

Un tiempo que no le ha sido al nuevo titular de la ONE nada fácil: le llovieron las críticas en forma de encuesta interna de parte de los músicos de su formación. Le achacaban fata de mando, su incapacidad para tomar decisiones y su escasa empatía con los profesores, además de no mover a la formación de Madrid, donde radica su sede y de donde apenas sale. También quiere acabar con eso, de ahí que la nueva temporada haya cuatro puntos previstos para girar: Soria, Santander, Verona y Oporto, que para empezar no está mal.

¿Cuáles van a ser las líneas maestras de esta periodo que se abre? Y el joven director, que no ha cumplido aún los 37, tiene ganas de que los profesores de la orquesta suban al avión “para enseñar el enorme potencial que posee la ONE, bastante más grande que el que creemos que tiene. Es fenomenal”, dice. Y entonces, Arturo Reverter, crítico de esta casa y siempre tan activo en las ruedas de prensa de música clásica, le pide que se moje y coloque a la OCNE por delante o por detrás de otras grandes formaciones europeas. “I don’t understand”, responde él. Cuando le explican lo que quiere decir “mojarse” en español se escuda en no querer dar nombres para comparar porque no me parece que sea profesional”. Al poco, sabedor ya del término, se moja entero cuando enumera a qué profesionales quiere trabajando con él en Madrid: “Directores y directoras españoles, en primer lugar, también internacionales con renombres y prestigios. Me gustaría que pudieran estar aquí Rattle o Gardiner. Y jóvenes, con ganas y fuerza”.

En "Paradigmas" se darán cita 24 programas sinfónicos que serán inaugurados con la “Segunda Sinfonía” de Mahler interpretada por Christoph Eschenbach. Junto con Juanjo Mena, director asociado desde 2016, será uno de los maestros clave. Otro de los grandes que estará presente es Josep Pons, director honorario de la OCNE, se hará cargo de un programa con obras emblemáticas de Satravinski y Poulenc.

Habrá 105 conciertos programados para la nueva temporada en la que se contará por primera vez con los maestros Eiji Oue. Y Jukka-Peka Saraste y volverán Simone Young, Antonio Ménez, Pedro Halffter-Caro, Krysztof Urbanski y Emmanuel Haïm.

Entre los solistas destacan Petra Lang, Asier Polo, Rosa Torres-Pardo, Vildwe Frang, Julia Fischer, Frank Peter Zimmermann y Leonidas Kavakos. Se escucharán estrenos absolutos de Jesús Rueda, Fernando Buide, José María Sánchez-Verdú y Josep Planells. Se homenajeará al maestro López Cobos, y por primera vez la OCNE interpretará “Tristán e Isolda”, en versión concierto, dentro del segundo programa del Ciclo Sinfónico.

Se inaugura un nuevo ciclo, “La actualidad de lo bello”, formado por cuatro conciertos y que estrenará el propio Afkham, que además dirigirá ocho programas del Ciclo Sinfónico y bajo su dirección la Orquesta Nacional de España se presentará en el Palacio de Festivales de Santander.

Últimas noticias