Economía

La subida de las pensiones de Sánchez apenas será de nueve euros al mes, siete para las mínimas

Los que tengan pensiones mínimas recibirán menos de siete euros. El coste para las arcas del Estado superará los 1.400 millones. El incremento de enero se cobrará ya en febrero. Sánchez no deroga la reforma de Rajoy como pedían los sindicatos y anuncia una «paga extra» si se supera el IPC

La primera decisión de calado tomada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha sido la subida de las pensiones. Tienen claro en Moncloa que pensionistas y jubilados son fundamentales en los planes del Gobierno. Forman un colectivo muy goloso y que representa muchos votos, al que el presidente quiere mantener contento. Y en el primer Consejo de Ministros de la legislatura eso se notó, ya que Sánchez hizo girar sobre esta medida toda su comparecencia. De viva voz confirmó que la subida será oficial cuando se tramita por vía urgente el decreto ley que revalorizará las pensiones un 0,9% desde el mes de enero, aunque por motivos burocráticos el incremento no se reflejará en la nómina hasta febrero. La parte que no se haya abonado se cumplimentará posteriormente en un solo pago con carácter retroactivo.

Publicidad

Este alza es el que estaba previsto en el Plan Presupuestario remitido a la Comisión Europea y que no pudo ser aprobado en 2019 por la interinidad del Ejecutivo. Pero la propuesta no va a ser la panacea que solvente los problemas económicos de muchos pensionistas. La medida aprobada por el Consejo de Ministros supondrá apenas unos euros en la prestación mensual. Si nos atenemos a los datos de la Seguridad Social, la pensión media en España es actualmente de 1.004,7 euros, por lo que el incremento será de 9 euros al mes. En el caso de las retribuciones por jubilación, la pensión media es de 1.153,84 euros, con lo que el incremento se traducirá en apenas 10,29 euros mensuales. Menos suerte tendrán aún los que perciben una pensión mínima con cónyuge a su cargo. Al final de cada mes apenas cobrarán 843,3 euros –frente a los 835,6 euros actuales, 7,7 euros más al mes–. Tampoco mejorarán mucho las que son unipersonales sin cónyuge, ya que de recibir 677,4 euros pasarán a cobrar 683,49 euros, es decir, apenas 6,9 euros más. La pensión de orfandad por beneficiario será la que menos incrementará su cuantía, apenas 1,8 euros –25,2 euros al año–, para sumar 208,8 euros al mes. En similar situación están las de viudedad ya que, en el mejor de los casos la subida máxima será de 7,7 euros mensuales, 107,8 euros anuales en 14 pagas.

En su alocución, el presidente del Ejecutivo anunció que compensará a los pensionistas si el IPC supera este año el 0,9% actual, y lo hará en un único pago que se producirá antes de abril del próximo año. «No habrá ninguna merma en el poder adquisitivo de los pensionistas», dijo.

Pero los que esperaban que Sánchez anunciara el fin de la reforma del sistema de pensiones aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy –de ligar su revalorización a un mínimo del 0,25% y que fue aplicado durante cinco ejercicios– se llevaron una decepción. No hizo amago ni de plantearlo, limitándose a señalar que se «corrige» una situación injusta, pero que el Índice de Revalorización de las Pensiones debe ser aprobado y ratificado en un acuerdo de todos los agentes sociales a través del Pacto de Toledo. Eso sí, el presidente insistió en que su intención es elevarlas anualmente al menos al IPC real, como ya ha hecho los tres últimos años –el 1,6% con carácter general y un 3% en el caso de las mínimas y no contributivas–.

Pese a que Moncloa quiso convertir su presentación oficial en un gran logro, se notó que el presidente no las tiene todas consigo y mostró ciertas dudas cuando habló del Índice de Sostenibilidad del sistema. No quiso ir más allá de asegurar que trabajan en medidas «justas y equilibradas» que mejoren la protección de los pensionistas, pero que estas medidas deben ser «compatibles» con la estabilidad presupuestaria, en línea con lo manifestado en su discurso de toma de posesión por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Publicidad

Esta subida beneficiará a 11,1 millones de pensionistas, de los que 9.801.016 millones corresponden a pensiones contributivas, más de 655.000 a clases pasivas, 451.000 para no contributivas y 195.000 pensiones por hijos a cargo. Según informó el Ministerio de Seguridad Social, el coste total de esta actualización ascenderá a 1.406 millones de euros –dos más de lo presupuestado–, de los que 1.229 millones corresponden a pensiones contributivas, 144 millones a clases pasivas, 23 millones a pensiones no contributivas y 10 millones a las prestaciones familiares por hijo a cargo.