Cisma entre las eléctricas

Naturgy sale de la patronal Aelec por su apoyo cerrado al Plan de Sostenibilidad Eléctrico para que las energéticas, sobre todo petroleras y gasistas, financien las renovables

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés
El presidente de Naturgy, Francisco ReynésKai FörsterlingEFE

Las diferencias entre las grandes compañías eléctricas ante el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) que el Gobierno está tramitando como anteproyecto de ley ha terminado por romper la patronal eléctrica Aelec, la antigua Unesa. Naturgy ha decidio salir de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, conformada hasta ahora por Endesa, Iberdrola, EDP España, Viesgo y, hasta ahora, Naturgy.

La energética que preside Francisco Reynés no está de acuerdo con el apoyo de Aelec a la creación del Fondo de Sostenibilidad Eléctrico con el que el Gobierno pretende rebajar la factura de la luz un 13% en cinco años tras sacar del recibo el coste de las primas a las energías renovables.

Este fondo asumiría los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore), que ascienden a 7.000 millones de euros al año, con las aportaciones de los comercializadores de todos los sectores energéticos. La presidenta de Aelec, Marina Serrano, ha defendido que se trata de “una medida necesaria que equilibra las reglas del juego entre todos los consumidores energéticos”.

Naturgy, que además de presencia en el negocio eléctrico es el principal operador gasista del país, se considera perjudicada por las intenciones del plan, como todo el sector gasista. De hecho, la Asociación Española del Gas (Sedigás), ha pedido que “no se ponga en riesgo al sistema gasista español”.

Sedigás ha advertido de que el nuevo Fondo de Sostenibilidad Eléctrico incrementará los costes energéticos de la industria hasta un 25% y la factura de calefacción de los hogares en un 10%.

También las petroleras están en contra ya que cargarán con la financiación del 43,7% de las primas a las energías renovables para 2025, lo que supone unos 2.085 millones de euros. El CEO de Repsol, Josu Jon Imaz, llegó a decir hace unos días que el fondo solo servirá para “pagar las fiestas de las eléctricas”.