El bono joven solo llega al 11,6% de alquileres de las grandes ciudades

En Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza el grueso de las viviendas disponibles tienen rentas que superan los 600 euros al mes que lo limitan

Inmueble en alquiler en Madrid
Inmueble en alquiler en Madrid FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El bono joven para el alquiler que el martes aprobó el Gobierno en Consejo de Ministros va a tener una difícil aplicación en las grandes ciudades españoles. Precisamente, los núcleos más habitados y en los que hay mayor tensión en los precios y más necesario se haría el subsidio. Según los datos que maneja unos de los portales inmobiliarios más importantes del país, Fotocasa, apenas un 11,6% de las viviendas que tiene en oferta para alquilar en este momento en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza tienen unas rentas de hasta 600 euros, el límite que ha fijado el Gobierno -salvo situaciones excepcionales- para poder hacerse acreedor de la ayuda.

En Barcelona (0,8%) y Madrid (1,4%) las viviendas en alquiler a estos precios son casi inexistentes según los datos de Fotocasa. «Podría considerarse que no hay viviendas por debajo del precio de los 600 euros al mes en ambas ciudades», concluyen directamente desde la web inmobiliaria. Algo parecido ocurre en Valencia, donde apenas llega al 4%. La gran ciudad donde más oferta hay de viviendas en alquiler por menos de 600 euros es Zaragoza (39%). En Sevilla se queda en un 13%.

Si el rango se amplía a las diez más grandes -entre las que se encuentra Bilbao, que no se puede beneficiar del bono joven- el porcentaje sube hasta el 14,9% dado que en Murcia la oferta por debajo de 600 euros es del 42%. No obstante, en Palma de Mallorca apenas alcanza el 1%.

En Madrid, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca, la oferta no llega ni al 4% del total

En el caso de la renta máxima para hacerse acreedor del bono se ampliase hasta los 900 euros, solo el 29% de las viviendas en renta de Madrid se encuentran por debajo de ese umbral. La situación se todavía peor en Barcelona, donde solamente el 18% de los alquileres tienen precios inferiores. Fotocasa calcula que el esfuerzo salarial que tienen que dedicar los jóvenes a pagar una renta en las dos grandes ciudades españolas es de más del 55%. Por eso, estima necesario incrementar el umbral del bono alquiler hasta los 900 euros.

Los datos de idealista también apuntan a que los precios medios del alquiler en las grandes ciudades están muy por encima de ese umbral de 600 euros fijado por el Gobierno. En el caso de Barcelona, un piso de 80 euros tenía una renta media en diciembre de 1.232 euros. Cantidad muy parecida a la de Madrid, donde alcanzaba los 1.168 euros. En Palma de Mallorca (920) también se encontraban cerca de los 1.000 euros, mientras que en Sevilla ascendían a 800 euros, por los 792 de Málaga, los 744 de Valencia y los 672 de Zaragoza.

En el polo opuesto a las ciudades españolas más pobladas se encuentran Orense y Ciudad Real, ciudades donde prácticamente toda la oferta de pisos en alquiler tiene un precio inferior a los 600 euros. El alquiler medio de un piso de 80 metros cuadrados está en los 433 euros, en el caso de la ciudad manchega y en 458 euros en la gallega, según Fotocasa.

Habitaciones

Si la oferta de viviendas en alquiler en grandes ciudades es escasa, la de habitaciones tampoco anda sobrada. El Gobierno permite beneficiarse de la ayuda a aquellos jóvenes que tengan alquilada una habitación con una renta máxima de 300 euros. Sin embargo, Fotocasa asegura que la oferta de habitaciones en una vivienda compartida por un precio menor a esa cantidad es muy difícil de encontrar: en el caso de Madrid capital la oferta es del 24% y en Barcelona capital es tan solo del 8%, según los datos que maneja.

Si idealista advirtió el mismo día en que se conoció la medida que el bono acabará repercutiendo en los precios, ayer fue pisos.com la que se sumó a esta advertencia. Como dijo su jefe de Estudios, Ferran Font, es algo que ya ha sucedido y de lo que también ha advertido el propio Banco de España por la rigidez de la oferta y las pocas opciones de que crezca.