Jubilación

El sistema de pensiones español está entre los más insostenibles del mundo

Desciende cuatro puestos, hasta rozar la misma nota que Arabia Saudí y peor que la de Colombia, por la “muy deficiente” cobertura ante el horizonte de gasto que afronta por las jubilaciones masivas del “baby boom”

Una pareja de jubilados disfruta del atardecer en Alicante
Una pareja de jubilados disfruta del atardecer en AlicanteManuel LorenzoAgencia EFE

España se gastará el próximo año nada menos que 224.690 millones para pagar las pensiones y prestaciones a cargo de la Seguridad Social. Algo más de 190.000 millones se destinarán a abonar las pensiones contributivas (87,7%), las de las clases pasivas del Estado (10,8%), los empleados del Estado, un régimen en proceso de extinción, y las no contributivas (1,5%). De ese gasto récord, el coste de la revalorización del 8,5% de acuerdo al IPC medio estimado supondrá unos 12.400 millones, uno de cada dos euros del aumento del gasto social. Para afrontar ese desembolso, la Seguridad Social prevé ingresar el próximo año 152.075 millones de euros en cotizaciones sociales, un 8,4% por encima de la liquidación prevista para 2022 (11.814 millones de euros más). Según el ministro del ramo, José Luis Escrivá, las tensiones generadas por las alzas de las pensiones, las mayores cuantías derivadas de cotizaciones mayores y los cerca de cinco millones de nuevos pensionistas que prevén incorporarse al sistema hasta mediados de siglo son asumibles de acuerdo a estos ingresos y con las transferencias del Estado provenientes de los impuestos. En el Gobierno, el primero Escrivá, se defiende que el Estado dispone de suficientes recursos para soportar vía impuestos el multimillonario desembolso.

Pero al margen de que se “tire” de los Presupuestos Generales del Estado para cuadrar las cuentas de la Seguridad Social, incluidos los gastos impropios asumidos por el organismo gestor de las pensiones, ¿es realmente sostenible el sistema a largo plazo teniendo en cuenta los factores demográficos, el gasto y el endeudamiento público y la capacidad de crecimiento de la economía española en el horizonte?

La respuesta la da el último índice de pensiones global del Instituto Mercer CFA, uno de los estudios comparados más fiables. En el análisis en el que colaboran Mercer (parte de la compañía líder en servicios profesionales y análisis de riesgo Marsh & McLennan), el Instituto CFA (presente en 162 países) y la Universidad australiana de negocios Monash), el sistema de pensiones de España desciende cuatro puestos con respecto a 2021 pasando de ocupar la posición 22 del ranking a la 26. Aunque respecto a la suficiencia del mismo, un concepto que pesa un 40% en la nota final de cada país, España obtiene un notable alto (80 puntos) y en integridad (que engloba conceptos como regulación, costes operativos, comunicación o protección, cuyo peso es del 25% en el resultado) el sistema de pensiones saca otro notable (78,9 puntos), el principal desafío continúa siendo la sostenibilidad del sistema público a medio y largo plazo, donde la nota es un muy deficiente.

Pensiones en el mundo
Pensiones en el mundoAntonio Cruzfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

A pesar de que la asunción de gastos impropios de la Seguridad Social por parte del Estado, recogida en la última reforma del las pensiones, ha sido tenida en cuenta y ha hecho que la nota en sostenibilidad mejore ligeramente de 28,1 a 28,7 puntos, España sigue teniendo uno de los sistemas más “insostenibles” de los 44 países analizados, solo peor que de Austria (22,7 puntos en sostenibilidad), Italia (23,1 puntos) y Brasil (27,8 puntos).

La mejoría general de la nota final de España, que pasa de los 58,6 puntos en 2021 a los 61,8 en 2022, no se traduce en un avance de la posición de España en el ranking sino todo lo contrario como consecuencia de que la media general de todos los países también se ha elevado. España obtiene, por tanto, la calificación C+, un “rating” que implica que el sistema de pensiones español es, en la actualidad, fiable pero con carencias y riesgos que deben ser abordados para que su eficacia y su sostenibilidad a largo plazo no sean cuestionadas.

El estudio sugiere que el sistema español proporcione un mayor apoyo a los individuos con bajo nivel adquisitivo y de edad más avanzada, aumentar la cobertura de los trabajadores en los planes de pensiones a través de la afiliación o la inscripción automática, e incrementar la tasa de participación de la población activa en las edades más avanzadas (retrasar las jubilaciones, bien fomentando la activa o dilatando la edad legal). Todo con el objetivo de mejorar el muy deficiente en sostenibilidad.

En su decimocuarta edición, el Mercer CFA Institute Global Index vuelve a situar a Islandia a la cabeza del ranking con un índice de 84,7 puntos, seguida por Países Bajos (84,6) y Dinamarca (82,0). México es el país que más avanza con respecto a 2021 gracias a la reforma de las pensiones. Para cada subíndice, los sistemas con los valores más altos fueron Islandia para la suficiencia (85,8) y la sostenibilidad (83,8), y Finlandia para la integridad (93,3). La puntuación más baja corresponde a India para la suficiencia (37,6), Austria para la sostenibilidad (22,7) y Filipinas para la integridad (30).