Sector aéreo

Las aerolíneas defienden que la liberalización de las torres hace que los precios de los billetes sean más competitivos

La patronal pide que el proceso no se detenga y que se hagan los cambios necesarios para que Enaire pueda concurrir al proceso

Torre de control del aeropuerto de Palma de Mallorca
Torre de control del aeropuerto de Palma de Mallorcalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@595c8ac0

Las aerolíneas siguen defendiendo la necesidad de liberalizar más torres de control porque, según defienden, beneficia a los usuarios. La patronal de las compañías aéreas que operan en España (ALA) sostiene que aunque es imposible determinar el impacto directo que ha tenido en los billetes la liberalización de las doce torres de control que pasaron a gestión privada en la primera fase de este proceso, lo que sí tiene claro es que "los precios han sido más competitivos" gracias a las rebajas en los precios de las tasas de torre que Aena cobra a las aerolíneas que han permitido las primeras liberalizaciones.

ALA, en las alegaciones que ha presentado a la orden ministerial publicada por el Ministerio de Transportes (Mitma) para someter a audiencia pública la liberalización del control de torre de otros siete aeropuertos; asegura que en los doce aeropuertos en los que este servicio está en manos privadas, se ha logrado una mejora de eficiencia que no se han embolsado las compañías. La patronal recuerda que el marco regulatorio que rige las tarifas aeroportuarias está fijado en la Ley 18/2014 que, entre otras cosas, establece que Aena solamente tendrá derecho a recuperar vía tarifas aquellos costes esperados reconocidos por el regulador. Es decir, que los ahorros que ha logrado por la primera fase de liberalización, se han tenido en cuenta para fijar las tarifas aeroportuarias de estos años. Según ALA, entre 2014 y 2022 se ha reducido un 13% lo que Aena cobra a las aerolíneas por las torres de control aerolíneas. "El de las compañías aéreas no es un sector especialmente rentable -2-3% de rentabilidad-. En los tres últimos años, nos hemos tenido que endeudar para sobrevivir y ahora estamos luchando para volver a beneficios, comparado con otros sectores que tienen beneficios récord", defienden.

Mantener el proceso

Las aerolíneas insisten en defender que las torres liberalizadas han reportado datos de eficiencia, seguridad y calidad similares o incluso mejores que aquellas en las que los servicios se siguen prestando a través de los controladores de Enaire. Por ello, consideran que es fundamental que el proceso ahora iniciado para liberalizar las torres de Bilbao, Santiago-Rosalia de Castro, Palma de Mallorca, Málaga-Costa del Sol, Gran Canarias, Tenerife Sur y Tenerife Norte-Ciudad de la Laguna no se detenga. Entre otros motivos, alegan, porque no será ni mucho menos inmediato. "Si se lanza ya, no será hasta 2025 o 2026 cuando se culmine", explican desde ALA.

La semana pasada, el Congreso de los Diputados aprobó una Proposición no de Ley (PNL) con el apoyo del PSOE que insta al Mitma a revisar la orden ministerial y que algunos han entendido como un obstáculo para que esta segunda fase de liberalización de torres siga adelante. El Mitma no lo entiende así. Como tampoco ALA. "La PNL aprobada dice que se va a revisar la orden, que creemos que era la intención del Mitma al hacer el proceso de consulta pública. La intención es escuchar a las partes interesadas. Esperamos que el proceso no se pare y se haga con todas las garantías", argumentan desde las aerolíneas.

ALA alega que, en contra de aquello que aseguran los detractores de la liberalización, las condiciones de los trabajadores de las torres de gestión privadas están perfectamente regulado en un Real Decreto que las fija, con tiempos máximos de trabajo, descansos; que es parecida a la que hay para pilotos, tripulantes de cabina... y que está sujeto a exigencias de AESA. Además, añaden, un controlador de una torre liberalizada tiene unos ingresos brutos anuales medios de unos 50.000 euros, el doble del salario medio en España.

Junto a su petición expresa de que el proceso no se pare, ALA considera también que sería bueno que se introdujeran los cambios legales necesarios para que Enaire pudiera concurrir a esta segunda fase de liberalización de las torres. También solicitan que se avance en el proceso y se liberalicen aproximación y ruta.