Podemos fuerza al PSOE para que el CIS pregunte por el Rey

Mantiene su ofensiva contra la Monarquía Registra una PNL en el Congreso para incluir cuestiones sobre la Casa Real y la valoración de sus miembros

El grupo parlamentario Unidas Podemos prepara un otoño caliente en el Parlamento. Los morados están dispuestos a engrasar toda su maquinaria parlamentaria con un solo objetivo: centrar el debate sobre la utilidad de la Monarquía. Una ofensiva que además sirve a los de Pablo Iglesias para diferenciar su perfil frente a su socio de gobierno y sacar rédito de las polémicas que acechan a la Casa Real tras la salida de Juan Carlos I de España y las investigaciones por la supuestos negocios fraudulentos del Emérito.

La última novedad en esta batalla fue la presentación ayer de una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso de los Diputados en la que se pide a los responsables del CIS que vuelvan a preguntar a la ciudadanía sobre el papel de la Monarquía y su valoración sobre la misma. Esta iniciativa obligará a todo el arca parlamentario a retratarse, especialmente al PSOE en un debate parlamentario que se prevé bronco y que se convertirá, probablemente, en una discusión en torno a la Monarquía y la República.

No obstante, la iniciativa parlamentaria elegida no es vinculante. Las proposiciones no de ley son iniciativas parlamentarias a través de las cuales la Cámara expresa su posición sobre una determinada cuestión, pero como su propio nombre indica no tienen naturaleza o finalidad legislativa. Sirven, a priori, para debatir sobre cuestiones de interés general para la ciudadanía.

Los de Pablo Iglesias registraron esta iniciativa tras un verano en el que se han evidenciado las diferencias entre ambos socios de coalición respecto al modelo de estado, especialmente tras la salida de Juan Carlos I de España. Esta misma semana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvió a defender el pacto constitucional y subrayar que «no se trocea, es un todo», mientras que por otro, lado, su socio minoritario de Gobierno, Pablo Iglesias, aseguró en su primera entrevista tras la vacaciones de verano que con la salida del Emérito «se abre un camino hacia el horizonte republicano». Precisamente, a los pocos minutos de conocerse el registro de la PNL, el vicepresidente segundo y secretario general de Podemos reaccionó a través de la red social twitter donde aseguró que «es probable que se demuestre que no tiene futuro y que crece una mayoría social republicana en España».

Además de esta ofensiva mediática, su grupo parlamentario ha lanzado su propia batalla en el parlamento. Durante la actual Legislatura, y pese a que llevamos luchando contra una pandemia de consecuencias sanitarias y económicas nunca antes vistas, se han registrado un 32 de iniciativas parlamentarias sobre la Monarquía –no solo de podemos– y hasta en tres ocasiones se ha pedido la creación de una de una comisión de investigación relativa a la Casa Real y sus relación con Arabia Saudí. Ninguna de ellas ha prosperado por el rechazo en la mesa del Congreso de las formaciones Partido Socialistas, el Partido Popular y Vox.

De hecho, este combate parlamentaria no ha hecho nada más que empezar. El presidente en el Congreso de la formación morada. Jaume Asens, anunció durante este verano que los morados presentará una proposición de ley para cortar los «privilegios» de la Monarquía y someterla «al principio de transparencia, neutralidad y democracia».

Dentro del gobierno de coalición hay más voces críticas con el actual modelo de estado. Es el caso del ministro de Consumo, Alberto Garzón, que aseguró está semana que la «impunidad» de la Casa Real y en especial del Rey emérito Juan Carlos I es un «síntoma de un problema más profundo» que España debe resolver llevando a cabo «reformas institucionales» para que no «pueda pasar» de nuevo. En medio de la negociación de unos presupuestos claves para la recuperación económica y las investigaciones en torno a la supuesta «caja B» de su formación, Podemos dirige el debate hacia la Jefatura del Estado, en un gesto que pondrá contra las cuerdas a los socialistas.

El CIS no pregunta desde 2015

El CIS no pregunta a los españoles su opinión sobre la Monarquía desde abril de 2015. Sin embargo, la campaña de desprestigio a la que está siendo sometida la Institución está siendo hábilmente utilizada por la izquierda y los independentistas para reabrir el debate sobre el actual modelo de Estado. Sin embargo, a pesar de que la Corona se ha convertido en un arma arrojadiza, lo cierto es que las encuestas dejan claro que la Monarquía no se encuentra entre las cosas que preocupan más a los españoles. En el barómetro número 3.277 del CIS, cuyo trabajo de campo se realizó en marzo de este año, en la pregunta A9, se preguntaba a los españoles por los principales problemas en España. Solo el 0,2% señaló a la Monarquía