Casado exige a Sánchez su comparecencia en el Congreso para explicar un estado de alarma “injusto” y con “fines electorales”

El presidente del PP asegura que las medidas de la Comunidad de Madrid “estaban siendo eficaces” y y acusa al presidente del Gobierno de “alentar” a Ayuso a “prevaricar”

Tras decretar el estado de alarma, el líder de la oposición, Pablo Casado, ha exigido la inmediata comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados para que explique el estado de alarma en Madrid, que ha calificado como “injusto” y lo ha vinculado a los “fines electorales” del jefe del Ejecutivo.

El presidente popular ha respondido así de contundente tras la declaración del estado de alarma por el Gobierno, para lo que ha pedido la comparecencia del jefe del Ejecutivo para que la alarma tenga un “control parlamentario imparcial”. El líder popular ha acusado al Gobierno de huir de cualquier forma de diálogo. “A Sánchez le ha sobrado soberbia y le ha faltado diálogo. Ha intervenido en Madrid con fines partidistas”. Para Casado, el Gobierno ha actuado con “discrecionalidad” y por su “obsesión” de atacar al gobierno de de la Comunidad de Madrid.

Al mismo tiempo, Pablo Casado ha respaldado públicamente y expresamente a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y a todo su equipo y ha asegurado que las medidas de la Puerta del Sol, de confinamientos selectivos “estaban siendo eficaces", al reducir, en sus palabras, el impacto en el sistema sanitario un 40%, aunque ha denunciado que este hecho se ha producido “a pesar de no recibir la ayuda que se le pidió”, es decir, más policía Nacional para vigilar las restricciones de movilidad, refuerzo sanitario y más test en el aeropuerto de Barajas, así como una reforma legal “para actuar con eficacia y celeridad”.

En su rueda de prensa, Casado ha respondido a la situación que se produjo ayer en Madrid después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbara las restricciones del Gobierno central. Según ha explicado, el Gobierno ha tratado de “imponer” unas medidas para cerrar la comunidad anuladas por la Justicia y ha buscado “alentar” al gobierno regional a “prevaricar” al pedirles aplicar una nueva orden como la tumbada por los tribunales.

A juicio del presidente popular “había un plan B y lo hay”, que sería un “punto intermedio entre lavarse las manos e imponer un estado de alarma injusto y ruinoso”. Se ha preguntado, además, a propósito de la orden anunciada por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que la policía Nacional vigile las zonas perimetrales, se ha preguntado “por qué en las dos últimas semanas no ha puesto esa policía en Madrid”.

El secretario de Organización, Teodoro García Egea, ha reaccionado de igual manera a través de sus redes sociales, desde donde ha denunciado que Pedro Sánchez “impone las medidas que rechaza la Justicia". Ha defendido que el PP “lucha contra el virus con rigor, seriedad y criterios sanitarios”. “La Justicia nos avala. Los españoles nos necesitan más que nunca”, ha refrendado.