Esteban González Pons: “Solo Rusia tiene un organismo similar al “Ministerio de la verdad" de Sánchez”

El eurodiputado del PP afirma que el Gobierno hace una interpretación “inaceptable” de los trabajos europeos. Asegura que en la UE inquieta la mala relación del Presidente con el Estado de derecho y que están en juego los fondos europeos

Eurodiputado del PP, Esteban González Pons

En 2018, el eurodiputado del PP, Esteban González Pons fue ponente de los informes que pretendían evitar injerencias extranjeras, en particular de Rusia, en las elecciones europeas de 2019. Asegura que es «mentira» que el control de los medios que propone el Gobierno de Sánchez venga de Bruselas y tilda de “vergüenza” que el Ejecutivo se escude en ello. “Apelar a esa resolución es demencial”. Además, subraya que las normas a las que hace referencia en 2020 no son recomendaciones que estén en vigor.

–¿Qué le parece que el Gobierno vaya a crear un «Ministerio de la verdad» contra la desinformación?

–Creo que es peligroso para la libertad de prensa en España y muy inoportuno pensando en el fondo de recuperación. El Gobierno, haciendo una interpretación inaceptable de los trabajos que se están desarrollando en la UE, en lugar de investigar las injerencias rusas quiere investigar lo que publican los periódicos españoles y con eso coloca a España en una situación muy delicada de cara al fondo de recuperación porque, las ayudas europeas se van a vincular al respeto al Estado de Derecho.

–El Gobierno dice que se basa en una supuesta recomendación de la UE...

–Los planes de acción de 2018, que fueron más de uno, pretendían evitar injerencias de potencias extranjeras en las elecciones europeas de 2019: Después del Brexit, la intervención rusa en las elecciones francesas, el caso Cambrige analytica y la injerencia rusa en el 1-O. Nada que ver con lo que el Gobierno está haciendo ahora. Entendería que en España existiera una estrategia contra la injerencia extranjera y la desestabilización a través de «fake news» de otros países, y me extraña que no exista ya, después de la experiencia vivida el 1-O con las noticias falsas lanzadas desde plataformas rusas. Lo que no entiendo es que eso dependa de presidencia del Gobierno porque, en el resto de Europa, o son organismos independientes o es política de Defensa o Asuntos Exteriores, pero no de la Secretaría de Estado de Comunicación.

–¿Qué es lo que preocupa en Bruselas?

–Lo que nos preocupa es que Rusia, Irán o China utilicen medios de comunicación para difundir bulos con el fin de desestabilizar a nuestro país. La difusión de estos bulos para desestabilizar un país es una nueva forma de guerra por parte de otro país y debe estar enmarcado dentro de la política de Seguridad. Pero el Gobierno con esta doctrina europea, con esa excusa, abre una vía de investigación a los medios nacionales.

Bruselas hoy no está pidiendo que se haga nada, porque además Bruselas no sabe qué hay que hacer. Se ha creado en el Parlamento Europeo una comisión para estudiar el fenómeno de la información falsa proveniente del extranjero y esa desestabilización y proponer las medidas que habría que adoptar. Esto constata que desde aquí no hemos emitido ninguna directriz aún y no sabemos cuál emitir porque, además, la comisión no se ha reunido ninguna vez aún.

Sanciones europeas

–¿Qué dicen en Bruselas de la propuesta de Moncloa?

En Europa hay mucha inquietud por la mala relación que mantiene Sánchez y su Gobierno con el Estado de Derecho y con la división de poderes. Primero fue lo del CGPJ, después el estado de alarma por seis meses y sin control del parlamento. Cabe recordar que a Víktor Orban -presidente de Hungría- se le sancionó por hacer lo mismo que ha hecho Sánchez con el estado de alarma. Y ahora faltaba esto, crear un organismo dependiente de Presidencia del Gobierno para supervisar lo que publican los medios de comunicación.

¿Existe algún organismo similar al que propone el Gobierno?

Solo hay un organismo similar al “Ministerio de la verdad" en Moscú (Rusia), donde el control de las noticias falsas depende de Putin. El resto de Europa depende de organismos independientes o de los propios medios. En Francia esto se atribuye a un organismo independiente, en Alemania en lugar de censurar lo que dice un periódico lo que hacen es educar a las audiencias para que sean ellos los que detectan las “fake news”.

-¿Ve en riesgo el fondo de recuperación?

El jueves se llegó a un acuerdo para aquellos países que vulneren la división de poderes y el Estado de Derecho no cobren el fondo de recuperación. No digo que eso le vaya a pasar a España, pero estas constantes afrentas la colocan en una mala situación respecto a las negociaciones que vienen. Lo último que debería hacer Sánchez es hacerse famoso porque conculcar el Estado de derecho.

-¿Qué acciones va a llevar a cabo el PP?

-Creo que lo más sensato es que el Gobierno rectifique. No es deseable que Bruselas nos sancione por esto, porque esa sanción puede consistir en la suspensión de los fondos que España va a recibir. Lo sensato es que rectifique y corrija la propuesta que acaba de hacer. Pedro Sánchez se lleva mejor con Pablo Iglesias que con la división de poderes.

-¿Que el Gobierno cuente con un vicepresidente que pedía el control de RTVE es un precedente?

-El Gobierno de Sánchez es el único en la UE que tiene ministros comunistas y el único fuera de Latinoamérica que tiene ministros chavistas. Tanto el comunismo y el chavismo son enemigos de la libertad y no es de extrañar que su Ejecutivo tenga tips propios de quienes odian la libertad.

-¿Es la era del “Gran hermano” de Sánchez e Iglesias?

-Estoy convencido de que Sánchez, Redondo e Iglesias querrían tener un Gran Hermano, pero quien es un chapucero para gestionar la crisis del coronavirus, para gestionar la economía también es un chapucero, afortunadamente, para cercenar la libertad.

-¿Cree que es una autocensura para amordazar a los medios?

-Lo que han hecho es poner sobre la mesa un garrote que propicia la autocensura de los periodistas. Ellos no dicen que le van a pegar con ello a los periodistas, pero no quitan el palo de la mesa.

-¿Qué le parece el silencio de los socios del Gobierno?

-Los socios del Gobierno hace pocas fechas hemos visto a través de una operación policial que estuvieron en contacto con Rusia durante el 1-O para favorecer esa desestabilización, así que no son los más adecuados para decir cómo combatir la injerencia extranjera en la política nacional. Tenemos a los políticos más mentirosos en la historia de España creando un instrumento para perseguir las mentiras de los demás.

-¿Los gobiernos pueden decidir qué es verdad y qué no lo es?

-No hay precedentes de un organismo como el creado por Sánchez, existe el precedente en Moscú. Creo que se han equivocado y espero que rectifiquen. No quiero encender señales de alarma y me gustaría avisarles que se han equivocado y que rectifiquen. Cuando he oído hoy a la ministra de Asuntos Exteriores decir que se ha creado este organismo para que los españoles no beban legía, he sentido vergüenza ajena. No conozco a ningún español que haya bebido lejía, la verdad.

González Pons en el Parlamento Europeo

Injerencias rusas

El Eurodiputado del PP defendió en su discurso de 2018 cómo los nacional-populistas del mundo “ven nuestra democracia representativa y nuestro sistema de vida europeo como su peor rival ideológico, y piensan que la desinformación es útil, que la desinformación es su continuación de la guerra contra nosotros en internet”. Destacó que “los enemigos de Europa practican la desinformación, para desequilibrarnos y demoler aquellos principios democráticos que la Unión Europea representa".
Pons recuerda que entonces la preocupación de Bruselas eran las injerencias de los países extranjeros en la estabilidad de la Unión. “El Kremlin dispone de 1.000 millones de euros al año en medios públicos, una red de televisiones en cien países y treinta y tres idiomas y un ejército de cuentas fantasmas listas para expandir fake news. Y las utilizan en el terreno de la Unión Europea”, aseguró en aquel discurso.