Los ocho aviones A400M: la opción militar para transportar el antídoto

Esta aeronave del Ejército del Aire fue clave en la primera oleada trayendo material sanitario

Según las estimaciones de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), serían necesarios unos 4.000 aviones de carga Boeing 747 para transportar una dosis única a 3.900 millones de personas en todo el mundo. Una realidad que implica un esfuerzo logístico sin precedentes para que el antídoto llegue a todo el mundo lo más rápido posible y en las mejores condiciones. A falta de un plan al respecto (de hecho también se contempla el transporte por tierra de algún lote), muchas compañías aéreas civiles (de pasajeros y de carga) se esmeran para tener a punto sus aviones y estar listas para llevar a cabo este transporte clave. Y si llegado el momento hiciesen falta más aeronaves, España cuenta con un importante comodín: los 8 aviones de transporte A400M del Ejército del Aire, que ya tuvieron un papel destacado en la primera oleada trayendo a España toneladas de material sanitario desde lugares tan lejanos como China.

De momento, es una de las muchas opciones con las que contaría el Gobierno para esta titánica misión y aunque desde el Ministerio de Defensa aseguran a este periódico que no hay nada sobre la mesa aún, hacen hincapié en que, al igual que en la primera oleada, todos los medios militares están a disposición del Ejecutivo para colaborar a luchar contra la pandemia. Fuentes del Ejército del Aire corroboran esa disponibilidad y el hecho de que todavía no hay nada coordinado, dando por seguro que si se optase por medios del Ejército para transportar vacunas, los elegidos serían los A400M del Ala 31.

Se trata del avión más grande con el que cuentan las Fuerzas Armadas y que llegó para sustituir a los «Hércules», que se darán definitivamente de baja el mes que viene.

A400MT. Nieto | Teresa Gallardo

Hablamos de un gigante de 45,1 metros de longitud, 42,4 de envergadura y 14,7 metros de altura (equivalente a un edificio de cuatro plantas) que alberga en su interior una enorme bodega de carga de 17,7 metros de largo, 4 metros de ancho y 3,85 de alto. Puede llevar en su interior hasta 120 efectivos con todo su equipo en las diferentes configuraciones de sus asientos. O dos carros de combate. O dos helicópteros de ataque. O nueve palés y 54 militares. O un helicóptero «Chinook»... Puede transportar 37 toneladas de carga con un volumen de hasta 340 m3.

38 horas para traer material de China

A esa carga se suma su gran alcance y velocidad. Puede recorrer cerca de 9.000 kilómetros, que se reducen a unos 6.390 con 20 toneladas de carga, y alcanzar una velocidad máxima de unos 825 kilómetros por hora. Como ejemplo, el pasado mes de marzo voló hasta Shangai (China) para recoger un cargamento de 14 toneladas de material sanitario. Un viaje que completó en 38 horas con una escala a la ida y dos a la vuelta (al llevar más peso).

De ahí que sea una opción a tener en cuenta para trasladarlas cajas térmicas con las vacunas, que podrían ir en palés o dentro de un contenedor refrigerado de unos 12 metros de largo por 2,5 de alto.

Además, como otra opción más en esa lucha contra la pandemia, el Ejército del Aire certificó el pasado abril la capacidad para medicalizar este avión y así poder transportar hasta 19 pacientes (cinco de ellos críticos) si fuese necesario.

En la actualidad, el Ejército del Aire cuenta con ocho A400M de los 14 que ha adquirido (compró 27 pero renunció a 13 de ellos). Se encuadran en el Ala 31, con base en Zaragoza, unidad cuyo lema es «Lo que sea, donde sea y cuando sea».