Jordi Cañas (Cs): «La resolución deja claro que Ceuta es frontera con la UE»

El eurodiputado atiende a LA RAZÓN tras la histórica resolución votada en el Parlmento Europeo y subraya que la Eurocámara deja claro que “no se trata de un asunto bilateral”

El eurodiputado Jordi Cañas durante un acto electoral en la Plaza de Chamberí
El eurodiputado Jordi Cañas durante un acto electoral en la Plaza de ChamberíA. Pérez Meca Europa Press

El eurodiputado Jordi Cañas fue el impulsor en el Parlamento Europeo de la resolución que condena a Marruecos por su actuación en Ceuta donde usó menores como arma política. En una conversación con LA RAZÓN subraya la importancia de esta declaración ya que “desde 1997 no se había producido” ningún pronunciamiento sobre el reino alaui.

  • ¿Qué significa esta resolución?

Lo que envía esta resolución es, desde luego, un mensaje muy claro y firme. Marruecos había intentado dejar lo sucedido en Ceuta como una cuestión bilateral como uno más de los desencuentros políticos con España. Creo que el hecho de plantearlo como lo que fue, una especie de “marcha verde infantil”, evidenció lo que todos sabemos: Marruecos hacía un control de las fronteras con la intención de presionar a España.

  • ¿Qué mensaje se intenta lanzar a Marruecos?

El Parlamento advierte de que esto no lo puede hacer. No puedes usar la inmigración para presionar a un estado, y especialmente, lo que no puedes hacer es usar a los menores porque atenta contra derechos básicos, que Marruecos ha suscrito, y que tiene que cumplir porque además los acuerdos suscritos con a UE le obligan a ello.

Desde el Parlamento europeo queremos lanzar ese mensaje claro: no se puede permitir que Marruecos amenace con la inmigración a un estado miembro y remarcar el concepto de la defensa de la soberanía de España . Es decir, el Parlamento Europeo se posiciona claramente en favor de España y también de las personas que son utilizadas por Marruecos para sus juegos políticos de presiones, en este caso por tema del Sahara occidental, envalentonado, en este caso, después del apoyo de Trump.

  • ¿Es algo más que un tirón de orejas?

Es mucho más. No te puedes imaginar cómo se ha movilizado la diplomacia marroquí, a todos los niveles. Las presiones han sido tremendas.

  • El uso de menores, ¿fue una línea roja?

Si, desde luego. De hecho la resolución se construía en torno al uso por parte de Marruecos de menores y, con ello, el atentar contra la Declaración de los derecho del niño. Pero esas imágenes, lo que también han puesto en relación es que tanto los niños como las otras miles de personas estaban siendo utilizadas por Marruecos para presionar. La resolución lo que hace es, por una lado, ser muy firme en la defensa de los derechos de los menores a no ser utilizado, pero también en que Marruecos no jueguen con la inmigración en general, también con los adultos.

  • ¿Te ha sorprendido el abrumador apoyo que ha recibido la resolución?

Las cosas cuando se consiguen, se consiguen con el trabajo y porque se plantean bien y no se instrumentalizan. Hay gente que instrumentaliza la inmigración en un sentido y gente que lo hace en otro. Si hubiéremos querido instrumentalizar este problema con un reto político nacional, probablemente no habríamos conseguido el apoyo desde los Verdes a los populares. ¿Quiénes se han quedado fuera? Para los que nunca es suficiente. Lo importante es que la Eurocámara deja bien claro que Ceuta y Melilla son soberanía española y que son parte integrante de Europa y que esas fronteras son españolas y europeas. No se trata de un asunto bilateral. En definitiva, Europa no va a permitir que Marruecos chantajee a nuestro país.