La nueva vida de Pablo Iglesias fuera de la política: vuelta a la universidad y a los medios

El ex vicepresidente se incorporará en septiembre a la universidad y colaborará en hasta dos medios de comunicación como analista

Pablo Iglesias en el mitin cierre de campaña de Unidas Podemos en Vicalvaro
Pablo Iglesias en el mitin cierre de campaña de Unidas Podemos en VicalvaroDavid JarLa Razon

Cuando resta apenas una semana para que se cumplan cuatro meses de la salida de Pablo Iglesias de la política, su vida profesional vuelve a tomar un impulso. Es tiempo de cambio para quien fuera vicepresidente segundo del primer gobierno de coalición y líder de Podemos. después de meses de adaptación y reflexión sobre lo acontecido en los dos últimos años frenéticos.

Un giro en los acontecimientos que el pasado 4 de mayo significó un cambio de paradigma tanto en la política como, a nivel interno, en el Gobierno y en su propio partido. Tras su derrota en las urnas, al no conseguir una suma de izquierdas con la que desbancar a la presidenta Isabel Díaz Ayuso de la Puerta del Sol y tras ser la cara visible y casi única con proyección mediática en el cuartel general morado, su formación experimentó una transformación a pasos agigantados para abrir una nueva era en el partido, que estaría encabezada por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y acompañada por la ministra de Igualdad, Irene Montero, o la secretaria de Estado, Noelia Vera y la secretaria de Organización Lilith Vestrynge, entre otras. El objetivo, construir un podemos feminista para apartar la idea de un partido encorsetada y unida a la figura de Iglesias.

Durante este tiempo, la mayoría en medio del descanso estival, el ex vicepresidente del Gobierno ha optado por mantener como mantra un silencio sepulcral. Ni acudió a la proclamación de Ione Belarra como su sucesora en Podemos, ni celebró públicamente la llegada al Consejo de Ministros de leyes estrella para los suyos, como la Ley del “solo sí es sí” o la ley LGTBI. Tampoco levantó la voz cuando las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos encallaban para sacar adelante la ley de Vivienda o cuando vio la luz la ley de protección a la infancia, en la que el ex vicepresidente se había implicado a su paso por Moncloa. Los cambios de gobierno ejecutados por Pedro Sánchez en julio tampoco fueron valorados. Poco después sí conocimos que la vicepresidenta del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, sí había mantenido comunicación e informado sobre los cambios a su ex compañero de Gobierno, y que esas conversaciones se producían de manera habitual. Lo único que el ex vicepresidente decidió compartir, durante este tiempo, fue su cambio de look. El pasado mes de junio optó por cortarse su mítica y característica coleta. Un cambio de estilo y de imagen para una nueva época.

Tras ese silencio, con el objetivo de no interferir en el trabajo que ahora desempeña su sucesora en el partido o Yolanda Díaz, a nivel de Gobierno, Iglesias ha decidido dar el paso y compartir parte de su vida, que ahora, en lo profesional, volverá a ocupar espacios mediáticos debido al interés que se cierne sobre las valoraciones que el ex vicepresidente pueda esgrimir sobre la actualidad política.

A su trabajo en la universidad , como profesor investigador en un grupo de investigación del centro Internet Interdisciplinary Institute (IN3), adscrito a la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), se ha unido esta semana dos nuevas colaboraciones periódicas. Iglesias se incorporará como colaborador de Rac1 y del digital CTXT el próximo mes de septiembre en una tarea que él mismo ha definido de “periodista crítico” y que ha augurado que se le dará “bastante mejor” que la labor institucional.

El propio Pablo Iglesias anunciaba su incorporación a la radio catalana en sus redes sociales. Unas redes que no utilizaba desde el pasado 4 de mayo. En su entrevista, en la presentación de las novedades del programa radiofónico, el ex vicepresidente ha hablado de su regreso a la actividad pública y también del tiempo que ha permanecido en la sombra. “Estar callado es lo que toca si te vas”, ha aseverado para comunicar que vuelve para “hacer lo que hacía antes de dedicarme a la política institucional”. Iglesias ha descartado incidir en la política actual. “Si uno se va no puede eclipsar a los que se quedan”, para después asegurar que se encuentra “contento” por el paso dado tanto en la universidad y en dos medios de comunicación.