Yolanda Díaz acelera la puesta de largo de su plataforma de unidad

La vicepresidenta busca hoy en Valencia la foto con Más País y Compromís frente a la entente Errejón-Baldoví

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en la fiesta del centenario del PCE.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en la fiesta del centenario del PCE. FOTO: "Jesús Hellín " Europa Press

No será la presentación de su plataforma, que se encuentra todavía en su momento más embrionario. Todas las protagonistas del acto de izquierda que atraerá todos los focos políticos y mediáticos lo han descartado. Pero sí habrá una foto unitaria que reflejará el nuevo cambio de ciclo político en el espacio a la izquierda del PSOE. Un camino que nace del liderazgo y la conexión social que rodea a la imagen de la vicepresidenta segunda del Gobierno y que desde casi todos los entornos de izquierda la sitúan como la única política a la izquierda del PSOE capaz de recomponer el espacio que hasta ahora se situaba sobre la figura de Pablo Iglesias y que hoy sobrevive atomizado. Pero las expectativas sobre la vicepresidenta van mucho más allá, la ven como artífice para aunar todas las fuerzas que hasta ahora se encuentran divididas tras la implosión de Podemos en 2014 y las sucesivas cuitas internas. A a vez, es un liderazgo que causa recelo y entusiasmo a partes iguales.

La vicepresidenta del Gobierno acudirá hoy al acto «Otras Políticas» en Valencia, una cita organizada por la vicepresidenta del gobierno valenciano, Mónica Oltra. Un espacio sobre el que se han generado todo tipo de rumores cómo posible escenario de la presentación de la candidatura de la vicepresidenta. Un emplazamiento al que no acudirán las principales caras visibles de Podemos, sin embargo, aunque finalmente se ha sumado una delegación autonómica. Algo que deja claro la imposibilidad de que suceda cualquier tipo de presentación. Una puesta de largo sin contar con los morados es inviable, así lo refrendan en el cuartel general de Podemos y así lo sabe también la propia Yolanda Díaz, que aunque rechace liderar un partido para 2023 es consciente de la necesidad de una estructura orgánica.

Pero para hoy, la vicepresidenta tiene otros planes inmediatos. La imagen que busca junto a Oltra, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y la líder de Más Madrid, Mónica García, servirá para evidenciar su acercamiento y explorar las futuras alianzas con Compromís y Más País, según explican fuentes de su entorno. Será significativa esa foto, no solo por el empoderamiento que puede suponer la imagen de cuatro políticas con poder juntas hablando sobre cómo enfrentarse a los retos políticos y sociales, sino porque, explican las citadas fuentes, será una manera de facilitar la integración de estos partidos en el «frente amplio» que liderará la vicepresidenta. Esa es la táctica de la vicepresidenta y podrá notarse, con toda seguridad, en su discurso. Una especie de muestra de fuerza con la que Díaz tiene intención de escenificar su capacidad de integración con la que pretende seducir al espacio del cambio. También una prueba en la que testará la calidad de estas alianzas frente a la entente crítica que representan Íñigo Errejón y Joan Baldoví. A pesar de que, desde el entorno de la vicepresidenta insisten en puntualizar que “todavía no han comenzado las conversaciones oficiales” con el resto de alianzas. Fuentes oficiales, sin embargo, aseguran que la vicepresidenta “no está en esto todavía” y dan importancia al hecho de que en un acto las principales políticas de izquierda puedan hablar de la “otra forma de hacer política” y enfrentarse a los retos sociales más inmediatos.

Las alianzas

Coincide, además, con que tanto en Compromís como en Más País sucede el debate sobre la adhesión o no en el nuevo proyecto de Díaz. Desde el partido valenciano Mónica Oltra nunca dejó de apoyar al partido morado y de hecho hizo campaña por Pablo Iglesias en las últimas elecciones generales, mientras que la facción mayoritaria de Compromís –el antiguo Bloc– es menos proclive a volver a unir su futuro junto a la marca morada. De la misma manera se expresa su líder en Madrid en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, que está dispuesto a hablar con Díaz, pero pide respetar la marca valenciana. En Más País la situación es parecida. Su líder regional, según fuentes cercanas a Más Madrid, está dispuesta a entablar conversaciones con la vicepresidenta, pero desvincula por completo que una hipotética alianza de izquierdas pueda extrapolarse a nivel regional en la Comunidad de Madrid, donde regenta el liderazgo de la oposición a Isabel Díaz Ayuso. Pero Íñigo Errejón, el líder de Más País, corta el paso a esta cercanía. Su objetivo, por ahora, es el de afianzar su liderazgo y hacer valer la marca verde medioambiental que está tejiendo y cree que sí sucumbe a la nueva fuerza su marca se diluirá en una sopa de siglas.

En el partido morado bendicen los planes de la vicepresidenta y quitan hierro al hecho de que Oltra no haya invitado a ninguna de las ministras de Podemos. «Estuvo la ministra Ione Belarra con Díaz y Colau en el acto por la vivienda», recuerdan, o en un acto feminista el pasado mes. «Hay muchos actos y no siempre vamos las mismas», se explican. Además, los morados han captado su estrategia, como ya expuso este diario, de alejarse de Podemos, con el fin de no identificarse totalmente con la marca y no desgastarse todavía.

Mientras, la vicepresidenta da pocas pistas sobre su futuro proyecto. Despista, incluso, cuando en las entrevistas asegura que «no estoy pensando en presentarme a unas elecciones generales», aunque desde su entorno recuerdan que ese es su mantra y que será ella la que comunicará cuando llegue el momento su candidatura. Mientras tanto, la vicepresidenta, que argumenta que «está dedicada por completo a su ministerio», define ya al espectro al que quiere dirigirse. Desde su entorno explican que no se conforma con la izquierda, porque «la izquierda es pequeña», ni tampoco con los partidos, porque «hay más gente fuera de los partidos que dentro», y confirma que se alejará de las siglas porque «son cortapisas para poder abrir una plataforma a amplios sectores sociales». Pero hoy, comienza el camino de su nuevo proyecto.