El dedazo de Podemos en la ONU: Pedro Arrojo fue designado como relator especial a pesar de su paso por el partido

El ex diputado cuenta con una larga trayectoria vinculada a los morados, hasta 2019 cuando no logró mantener su escaño. Ecologistas denunciaron el cobro de subvenciones de empresas contaminantes relacionadas con el amianto, pero se desvinculó de la organización

Pablo Echenique, junto al cabeza de lista al Congreso por Zaragoza, Pedro Arrojo y Rosa María Artal, número dos, en un acto de partido en Zaragoza
Pablo Echenique, junto al cabeza de lista al Congreso por Zaragoza, Pedro Arrojo y Rosa María Artal, número dos, en un acto de partido en Zaragoza

Podemos consiguió en 2020 su representación en la ONU. No con un cargo cualquiera, sino que logró un alto cargo para un afín en la alta institución. Pedro Arrojo, ex diputado de Podemos es el actual relator especial de la ONU para los temas relacionados con el Derecho Humano al agua y al saneamiento. Un trabajo para el cuál se exigía tener una clara independencia, de la cual carece Arrojo, debido a que en 2015 fue cabeza de lista de Podemos en el Congreso de los Diputados por Zaragoza. Un puesto para el que logró su acta de diputado y que repitió en las elecciones generales de 2016. Fue en las elecciones generales del 10-N cuando el diputado se quedó sin escaño debido al batacazo morado en las urnas.

Arrojo, doctor en Ciencias Físicas y Profesor emérito de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, mantenía por aquel entonces una relación estrecha con el hoy ex líder de Podemos, Pablo Iglesias y también con el portavoz parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique. Como diputado de Unidas Podemos fue portavoz de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; y vocal de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Unos cargos que, según su currículum enviado para el puesto en la ONU, despachó de manera rápida y que contaron con el beneplácito de la institución, a pesar de su actividad incesante en las comisiones parlamentarias. Según la ONU, los relatores especiales son «expertos que trabajan de forma voluntaria e independiente». «Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual», según explica el organismo.

El doctor en Ciencias Físicas cuenta con un pasado muy criticado por su relación directa con el amianto. Fue socio-líder de la Fundación AVINA financiada y fundada por el magnate suizo Stephan Schmidheiny, que en 2020 fue juzgado en Turín y condenado a 18 años de cárcel por desastre medioambiental. Según las investigaciones el magnate del amianto fue propietario de Eternit, la mayor corporación internacional de la fabricación de productos basados en el amianto. El amianto es responsable de enfermedades que causan cáncer de pulmón , mesotelioma y asbestosis debidos a la exposición al asbesto. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren como mínimo 90.000 personas expuestas al amianto en su lugar de trabajo.

Según publicó El Periódico de Aragón, Arrojo habría recibido hace años ayudas económicas de la Fundación Avina. Sin embargo, el físico que sí reconoció hasta 100.000 euros de ayudas en los años 2004 y 2005, explicó que sus ideas nunca se vieron condicionadas por Avina. No ha habido presiones de ningún tipo por parte de Avina, mis discursos han sido siempre y siguen siendo un manifiesto contra la privatización del agua”, explicó entonces.

Arrojo se desvinculó de la Fundación Avina en el año 2009 tras las polémicas y pidió que se desvincule también a la fundación creada por él mismo, Nueva Cultura del Agua. Su relación con Avina fue denunciada por un núcleo de militantes de Podemos, que elevaron a la Comisión Estatal de Derechos y Garantías de Podemos un escrito para denunciar su supuesta relación con el magnate y sus negocios con el amianto. Un militante de la formación denunció que Arrojo había tenido “vinculaciones evidentes con asociaciones filantrópicas como ASHOKA o AVINA, vinculadas al magnate suizo Schmidheiny, oligarca del amianto y que llegó a ser condenado por un tribunal en Turín por genocida, al haber sido responsable de muchas de las muertes provocadas por este peligroso material del que se ha valido para reunir fortuna”.

Su actividad política no cesa

Desde el nombramiento de Arrojo como relator especial de la ONU sobre los derechos humanos al agua potable ha participado en varias actividades ideológicamente afines a su militancia política, como por ejemplo en la presentación de la Asociación de Municipios y Entidades por el Agua Pública de un informe favorable a las tesis de Podemos en materia de gestión del agua urbano. También participa como relator en actividades promovidas por el Observatorio del Agua de Terrasa, un grupo favorable a la remunicipalización de la gestión pública del agua urbana, afín al partido que dirige la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y que ha recibido concesiones y subvenciones por parte de ese Ayuntamiento. De hecho, El Tribunal de Cuentas, a instancias de Agbar, ha investigado las ayudas de 385.000 euros dadas por la alcaldesa de Barcelona a tres bufetes con el fin de poseer informes externos con el fin de poder devolver al sector público la gestión del agua.