Gente

Hiperémesis gravídica, el mal que aqueja a Kate Middleton

La Prensa atribuye a esta dolencia la cancelación de dos actos oficiales esta semana y especula con un nuevo embarazo.

La cancelación, ayer y en el último minuto de dos actos programados para la misma tarde del jueves, en las que estaba prevista la asistencia Kate Middleton junto a su marido, el príncipe Guillermo, ha hecho saltar todas las alertas en la prensa inglesa que ya especula sobre los motivos no justificados debidamente de su ausencia.

Publicidad

Se esperaba que Kate acompañara a su esposo a los Tusk Awards en el Empire Cinema y a la posterior recepción que tendría lugar esta noche en la National Portrait Gallery. Pero si la ausencia de Kate, comunicada a última hora por el departamento de Prensa de los duques de Cambridge, ya ha sorprendido a los medios ingleses aún más la ausencia de una explicación oficial convincente y concreta. Por aquellos lares no se estila la muletilla de Zarzuela de "pertenece a su esfera privada" y la justificación de un portavoz de Kensington Palace que achaca a una excusa relacionada con los tres hijos de la pareja, no ha convencido a nadie.

Los medios que se han hecho eco de la noticia descartan que se deba a un problema de salud de los niños, puesto que sí han mantenido un té que estaba previsto a primera hora de la tarde en el Palacio de Kensington con los responsables de la organización Tusk lo que les ha llevado a recordar las ocasiones en las que Kate Middleton, ha cancelado algún acto sin una justificación oficial.

No es la primera vez que lo hace recuerdan los tabloides ingles. En septiembre de 2017, tal y como ha ocurrido hoy, Kate Middleton canceló en el último momento un desayuno que tenía programado. Apenas unas horas después, el 4 de septiembre, el palacio de Kensington anunciaba a través de un comunicado la feliz noticia y explicaba los verdaderos motivos por los que no había podido asistir al acto: la hiperémesis gravídica gestacional.

Al igual que le había ocurrido en sus anteriores embarazos, la duquesa de Cambridge sufría esta molesta dolencia que le imposibilita cumplir con su agenda institucional. Un problema de salud que para muchos también podría ser la causa de la sospechosa cancelación de este jueves.

Publicidad

Vómitos y náuseas constantes

Se trata de una enfermedad que se presenta en los primeros meses de gestación y provoca abundantes vómitos y náuseas que conducen a una grave deshidratación, pérdida de peso, intensos dolores y desequilibrios electrolíticos. En los casos más graves puede conllevar incluso la hospitalización ya que provoca una pérdida completa del control del estómago.

Aunque las náuseas y vómitos son algo común en los primeros meses de gestación, casi el 70% de las embarazadas las padecen, la hiperémesis gravídica gestacional, el espectro más grave de esta situación clínica tan sólo afecta al 0,5-2 %. Una enfermedad que llega a impedir a las mujeres que la padecen hacer vida normal, que implica intensos dolores y que puede requerir hospitalización.

Publicidad

Se sabe que en todos sus embarazos, Kate ha tenido que ser ingresada en las dependencias médicas de palacio e incluso tuvo que ser hospitalizada en la clínica King Edward VII. Este dato desvela que padecería una de los estractos más severos de esta enfermedad tan poco conocida por poco habitual y que impiden a la princesa llevar con normalidad su día a día. Kate Middleton no es la única famosa que ha sufrido esta dolencia durante la gestación; la actriz Kate Winslet también la padeció durante gran parte del embarazo.

Las causas por las que, en algunos casos como el de la duquesa de Cambridge, se hace necesario el ingreso hospitalario se deben a la no tolerancia de la ingesta de alimentos lo que obliga a suministrar suero por vía para poder controlar la deshidratación provocada por los vómitos y el equilibrio electrolítico. En estos casos, la pérdida de peso puede ser superior al 5% del total y la debilidad les impide no sólo caminar sino incluso controlar los esfínteres. Los dolores son además muy intensos y constantes por lo que precisan medicación para soportarlos y en algunos casos, incluso, aislamiento.

Otras pistas que, según los fans de Kate, confirmarían su cuarto embarazo

Sus fans aseguran que hay un patrón que se repite cada vez que la princesa anuncia que está embarazada: un cambio de look. Y al igual que hiciera con sus tres embarazos anteriores, la princesa se ha decantado por un nuevo corte de pelo y ha aclarado su cabello. Así apareció en septiembre en el primer día de colegio de la princesa Charlotte, día en el que según algunos medios ingleses, la pequeña y locuaz princesita se fue de la lengua con sus compañeros y profesores asegurando que "mamá va a tener un bebé".

A ello se suma su extrema delgadez y una agenda casi vacía de actos institucionales que se justificaría si, como muchos apuntan, Kate estaría en la primera etapa de su embarazo, la más crítica para una dolencia que le impediría atender sus numerosos compromisos oficiales.