El polígrafo: ¿Es tan buena como parece la relación entre Gloria Camila y Ana María Aldón?

Ana María Aldón y Gloria Camila

FALSO

Sí, claro, pero solo aparentemente. La risa –o lo que sea– va por barrios. Fingen, aparentan, simulan, se apoyan, y nos hacen creer que es así en la realidad, aunque la verdad es que fuera de los platós no se tienen ninguna simpatía ni se la han tenido nunca. Celos, recelos y desconfianza son norma en su casi “no relación”. No sé a qué viene este cuento, pero lo que tengo seguro es que no es real. A ver si aguantan con él todo el programa o si se desinflan a la mitad.

Cayetano Martínez de Irujo (en el centro), junto a su hermano Carlos Fitz-James Stuart y Eugenia Martínez de Irujo

¿Harán las paces Eugenia y Cayetano Martínez de Irujo?

FALSO

Apenas se ven y casi no se hablan. Ninguno perdonó al otro las verdades (más que maldades) que escribieron. No están dispuestos a olvidarlo y por eso pueden dar por acabada la siempre oscilante vinculación que tuvieron. Los hijos de Cayetana han sido y son muy diferentes. Nada tienen que ver unos con otros. Ella era la que unía, templaba gaitas y hacía ver lo que no existía. Y la creíamos. Pero desde que no está, no hay nadie que haga su función ni que una a una familia que tiene muchos rencores.

Lydia Lozano, boicoteada en 'Sálvame'Telecinco

¿Recuperará Lydia Lozano su credibilidad como periodista?

VERDADERO

Tiene personal, lo vende bien y es creíble. Su carrera sólida y acreditada tras revelarse en aquella “Tómbola” es aún ejemplo de cómo entender y vender el corazón: pegábamos pero sin herir, y eso que fuimos los primeros. Es la única superviviente activa de aquel cuarteto implacable y descubridor al que siempre añadían un tertuliano invitado. Fuimos para dos semanas y duramos casi ocho años. Por algo sería. Canal Nou lo quitó por presión política, aunque con sus ganancias pagaba todos sus servicios informativos.

María Teresa Campos y Edmundo "Bigote"ArrocetLa Razón

¿Volverán a verse las caras Edmundo Arrocet y María Teresa Campos?

FALSO

Solo cuando los saquen en la tele o en alguna publicación. Aunque “el chanta” argentino estaba dispuesto a pedir disculpas, Teresa dice que ni hablar. ¡Por fin! Recogerá lo que desde hace tres meses dejó en casa de la estafada y santas pascuas. Adiós a tres años de amor, quizá más lleno de engaño y falsedad que de amor del bueno. Teresa va reponiéndose sin dejar el “ay”, pero nada de volver. Faltaría más. Ahora ha abierto los ojos y está dispuesta a hacer su vida alejada de ese hombre que tanto dejó que desear.