Lo que esconden las acusaciones de Lourdes Ornelas a Lydia Lozano

Una herencia superior a los 6 millones de euros y la exclusiva que nunca concedió Camilín a Sálvame desataron la codicia de todos lo que estaban cerca del único hijo de Camilo Sesto.

Camilo Michel Blanes con su madre Lourdes Ornelas por las calles de Torrelodones, Madrid. 10/09/2019UATGTRES

En noviembre de 2019, dos meses después de la muerte de Camilo Sesto y uno, desde que se abriera su testamento, Lourdes Ornelas contactó conmigo a través de las redes sociales. Me pidió mi teléfono y me llamó. Su intención era hacer pública la estafa de la que aseguraba ser víctima su hijo tras convertirse en el heredero universal del mítico cantante.

Me extrañó que se pusiera en contacto conmigo, ya que no había sido especialmente condescendiente con ella ni su hijo, convencida de que la extraña actitud de Camilín desde su llegada a Madrid para asistir al último adiós a su padre, escondía su interés en rentabilizar en los medios, su complicada relación con su progenitor. Entonces, Lourdes ya había concedido una entrevista a Antonio Montero en la que cargaba duramente contra el padre de sus hijos y sus administradores.

Por su parte, su hijo, afincado en el chalet de Torrelodones se mantenía inaccesible a los medios y un representante, el mismo que el de Lydia Lozano y muchos colaboradores de Sálvame, se había convertido en su sombra. Era él quién, a petición de su representada, había pagado los billetes de madre e hijo de Mexico a Madrid y quién le acompañó al sepelio y a los escasos actos u homenajes póstumos a los que acudió Camilo Blanes Jr.

Camilo Blanes, José Muro y su madre, Lourdes Ornelas en el último homenaje a Camilo Sesto en Alcoy

La verdadera razón por la que Lourdes Ornelas aceptó la ayuda de Lydia Lozano.

La propia Lourdes relataba a Antonio Montero, en la exclusiva publicada este miércoles en Lecturas, cómo se habían sucedido los hechos: “Eran las 12 de la mañana del sábado y la capilla ardiente se iba a instalar el lunes (...) Llamé a Cristóbal [Hueto] y le pedí que mandara su billete a Camilo y él me respondió: ‘¿Qué quieres que te diga, guapa?. No sabía qué hacer. Se me ocurrió llamar a Lydia Lozano. Yo había estado en su boda con Charly. Somos amigas desde hace muchos años”. Según la madre de Camilín, esta no le dio el dinero y se limitó a pasarle el teléfono de Ornelas a una “persona de su confianza”. “Este me llamó enseguida, me pidió los datos de mi hijo y, en quince minutos, tenía el localizador del billete en mi teléfono. Se lo agradecí de corazón. Me pareció muy amable y educado”.

Sin embargo, según me había confesado el propio Eduardo Guervós, representante de Camilo Sesto que acompañaba al cantante en el momento de su fallecimiento, dado que Cristóbal se encontraba fuera de Madrid cuando murió Camilo “éste le dijo a Lourdes que al día siguiente, a las nueve de la mañana, se encargaría de comprar el billete a Camilo”. Cristóbal no tenía intención de facilitar a Lourdes su traslado a Madrid, después de las graves acusaciones realizadas por Lourdes y la tensión que había entre ambos, y éste fue el motivo que hizo que la madre del hijo de Camilo Sesto optara por la opción que le ofrecía Lydia, a través de su representante José Muro.

Imagen de archivo de Camilo Sesto

Mi experiencia en los medios me decía que la presencia del representante de famosos al lado de Camilín y su empeño en mantenerle aislado de los medios, sólo podía deberse a la exclusiva que Moro estaría, a buen seguro, negociando con Telecinco. Pero me equivoqué. Madre e hijo decidieron esperar un mes hasta que accedieran a las últimas voluntades de Camilo Sesto para no dar un paso en falso. Aunque sólo lo expresara públicamente Lourdes Ornelas, ambos estaban convencidos que la mano derecha del artista, Cristobal Hueto, habría maniobrado para reducir la cuantía de la herencia en su beneficio. Y también se equivocaron.

Quizás fue la desconfianza de Lourdes hacia Cristóbal, nombrado albacea por Camilo Sesto y el hecho de que yo hubiera publicado en La Razón varias noticias sobre quiénes se habían ocupado de gestionar las finanzas y asuntos profesionales de Camilo Sesto, la razón por la que Lourdes decidió contactar conmigo.

Lourdes aseguraba que “todos sus amigos periodistas” la habían traicionado.

Lo primero que me dijo fue “me pongo en contacto contigo porque me pareces una periodista seria y en la que puedo confiar. Me ha hablado muy bien de ti como profesional una persona que las dos conocemos muy bien. Los otros periodistas que conozco y que creía que eran amigos, Antonio Montero y Lydia Lozano, me han traicionado y no me fío de ellos”.

Del paparazzi y colaborador de Sálvame me contó que había publicado, y grabado sin su consentimiento, una conversación que había mantenido con él, en calidad de amigo, antes de la muerte de Camilo y que había publicado sin pedirle permiso la semana siguiente a su óbito. “Yo creía que hablaba con un amigo, con un colega, con el que he trabajado mucho tiempo haciendo reportajes para Hola desde México. Todo aquello me perjudicó mucho.”

Antonio MonteroInstagram (nombre del dueño)

La versión del paparazzi y la de Lourdes difieren mucho. Según Montero, la conversación tuvo lugar el 26 de agosto de 2018: “Llamo a Lourdes Ornelas, la madre del único hijo de Camilo Sesto. Días antes había mantenido otras conversaciones con ella en las que le sugerí hacerle una llamada grabada para tener su testimonio sobre la grave situación por la que atraviesa su hijo, Camilo. Y me concedió la entrevista más sincera y desgarradora que jamás había dado en una conversación grabada que, sin embargo, decidí no utilizar en su momento y que ahora, tras la muerte del cantante, quiero que vea la luz porque aclara muchas de las incógnitas sobre su relación con Camilo y la de su hijo con su padre”, aseguró el periodista en su momento.

LoUrdes se culpaba de haber perjudicado a su hijo por confiar en Lydia Lozano

Y de Lydia me contó todo lo que ya ha dicho en Lecturas y Sálvame, y algunas cosas más. Entonces ponía nombre y apellido, delito y condena, a lo que aseguraba le “estaba destrozando la vida”: una estafa superior a 300.000 euros a cuenta de la herencia de Camilo Sesto y de la que ella se sentía responsable.

Las acusaciones eran tan graves que sólo si se sustentaban sobre un procedimiento judicial podrían publicarse. Máxime, cuando para entonces, yo ya tenía datos suficientes como para saber que las acusaciones que, en su día, hizo contra el administrador del mítico cantante, eran infundadas. Lourdes había asegurado “que Cristóbal intentó que mi hijo firmara un documento que le hacía renunciar al patrimonio de Camilo Sesto en su beneficio”. Se había producido ya la apertura del testamento y las pruebas eran irrefutables: Camilo Blanes Ornelas era el único heredero.

Aquello era suficiente indicio para no tirarse a la piscina de las calumnias sin más palabra que la de Lourdes Ornelas. Era necesario contrastar la información y sólo, desde mi punto de vista, una acción judicial por parte de Lourdes y Camilo, contra aquellos a los que acusaba de “haberse quedado con cerca de 400.000 euros por ocuparse de averiguar los bienes y tramitar el testamento de Camilo”, podría ser la percha para sacar a la luz tan sórdida historia.

Lydia Lozano, boicoteada en 'Sálvame'Telecinco

Hablé durante días con ella y reconozco que me dio pena ver como se culpabilizaba por haber perjudicado a su hijo: “Yo tengo la culpa de que se hayan quedado con ese dinero. Mi culpa fue fiarme de Lydia Lozano y ponerme en manos de las personas que me recomendó para ocuparse de todo cuando llegamos a España. Yo necesitaba ayuda porque no conozco a mucha gente en España y confié en ella. Ella me traicionó. Yo creía que era mi amiga. Esa es mi pena y mi penitencia, que a mi hijo le han engañado los amigos de una amiga mía. Pero él no quiere meterse en líos y no va a denunciarles.”

A pesar de asegurar que había sido estafada, nunca se planteó tomar medidas legales contra aquellos a los que acusa de beneficiarse de la herencia de Camilo

Le dije que denunciara y “con la demanda en la mano, publicaré tu entrevista y los documentos que prueben la estafa”. Ella me dijo que era su hijo quién debía hacerlo, pues era a él a quién habían estafado. Ninguno de los dos lo hicieron y dejé caer el velo del silencio sobre la supuesta noticia bomba consciente de que era muy difícil probar sus acusaciones. De hacerlo, estaba segura que el asunto acabaría en los tribunales, perjudicándome a mí o al medio que lo hiciera público.

Así parece que ocurrirá pues Lydia Lozano ya ha anunciado medidas legales contra Lourdes Ornelas y Antonio Montero por sus acusaciones. También el bufete de abogados que asesoró a Camilo Blanes Ornelas en la espinosa herencia, muy cercano a personas vinculadas con Telecinco según la mejicana, denunciará a la madre de su cliente y al medio que ha publicado su entrevista. Falta por saber, si el representante de Lydia Lozano también emprenderá acciones legales, contra ellos.

Aunque lo más sorprendente es que en la entrevista de Lourdes a Lecturas se omiten los nombres propios de todos los que se habrían beneficiado del dinero heredado por su hijo, excepto el de Lydia Lozano, lo que demuestra que la revista teme las posibles consecuencias legales de su publicación.