Tamara Falcó: El beso de la no marquesa

Estrena novio y se ha comprado una casa para emanciparse. Lo que parece retrasarse más de lo esperado es el título heredado de su padre

Tamara Falco e Iñigo Onieva en un restaurante en Madrid.
Tamara Falco e Iñigo Onieva en un restaurante en Madrid. FOTO: KEN/UAT GTRES

El casado, casa quiere. Igual es la intención de Tamara, que, aunque viva feliz en Casa Preysler a sus 39 años estrenando cada vez más trabajos como comunicadora y un novio, le ha llegado el momento de emanciparse. La llegada su vida del joven, Iñigo Onieva, nueve años menor que Tamy, puede cambiar su estado civil. La intensidad con la que se besan y la juventud encierran mucho más de lo que se ve. Tamara ha tenido cuatro novios y dos propuestas de matrimonio: «No hubo anillo de compromiso, pero les dije que no». Uno fue Tommaso Musini y el otro, Marco Noyer: «Para mi madre es raro que con mi edad no esté casada, ella a mis años ya lo había hecho tres veces».

El difunto marqués de Griñon y marqués de Castel Moncayo ordenó en su testamento que Tamara heredase el título de marquesa de Griñón. En cuanto la administración de justicia abrió, después del parón por el confinamiento, Manolo Falcó Girod inició los trámites de sucesión para el marquesado de Castel Moncayo. Tamara no tuvo prisa. Tradicionalmente, se guardaba un luto de meses. A raíz de la publicación el 13 de octubre en el BOE de la petición del sucesión del marquesado de Griñón, se abrió un plazo de treinta días hábiles para reclamaciones de posibles herederos.

Tamara Falcó derrocha estilo y elegancia por las calles de Madrid con este espectacular vestido rojo de fiesta.
Tamara Falcó derrocha estilo y elegancia por las calles de Madrid con este espectacular vestido rojo de fiesta. FOTO: Gtres

El plazo acaba de terminar, pero eso no significa que Tamara sea ya marquesa. Aún no lo es. Lo será cuando el Rey Felipe VI firme la Real Carta de Sucesión, y eso será en 2021. Paradojas de la nobiliaria, la que sí es y será marquesa viuda de Griñón y marquesa viuda de Castel Moncayo, hasta que vuelva a casarse, es Esther Doña. No sabemos si alguien se ha opuesto a esa distribución. Si no hay opositores, la sección de títulos del ministerio de Justicia estará preparando lo necesario para poner a la firma del ministro la orden de sucesión del marquesado de Griñón a favor de la hija de Isabel Preysler. Cuando el ministro firme la orden, se le comunicará por correo a Tamara y, por otra parte, se mandará la orden a trámite y se publicará en el BOE. Si desde hoy, sábado 28, pasan aproximadamente 15 o 20 días sin que aparezca en el BOE, es mala señal, significa que alguien se ha opuesto. Así que hay que estar al tanto para ver si publican esa orden por la que se manda expedir el título de marquesa a favor de Tamara.

Si, por el contrario, todo fluye bien y dentro de unos días aparece la orden en el BOE, es que nadie se opone. Tamara pagará el impuesto (700 euros) y se imprimirá la carta que se enviará al palacio de la Zarzuela para que la firme el Rey. Una vez firmada por el Monarca, la refrendará el ministro y, entonces, y no antes, será marquesa de Griñón. Eso podría suceder, como muy pronto, para la segunda quincena de enero de 2021. Tamara no tomará este año las uvas como marquesa, pero sí con novio nuevo y proyecto de casa.