El actual dueño de “Mi Gitana” sale a la luz cinco años después de que Isabel Pantoja vendiera su casa marbellí

Se trata de Karl Robb, un millonario escocés, que se ha mantenido oculto tras varias sociedades pantalla hasta marzo de 2020, cinco años después de que Agustín Pantoja vendiera por poderes la vivienda de su hermana en Marbella.

Karl Robb, el millonario escocés que compró Mi Gitana, con su familia en una imagen de sus redes sociales
Karl Robb, el millonario escocés que compró Mi Gitana, con su familia en una imagen de sus redes socialesLa Razón (Custom Credit)

Las últimas declaraciones de Kiko Rivera en Telecinco sobre la forma en que su madre ha gestionado su herencia han tenido inesperadas consecuencias para los protagonistas de este conflicto. En ellas se ahondaba sobre el dinero que Paquirri tenía en el extranjero y que se repatrió a España, a finales de los 80, para repartirse entre los herederos. Del dinero de América, el único que no recibió nada fue el menor de los hijos del torero ya que, al ser menor, fue su madre quien administró la herencia americana del célebre Paquirrín que ahora reclama lo que es suyo.

Kiko Rivera, que ha anunciado que emprenderá acciones judiciales para que su madre le rinda cuentas y le dé explicaciones sobre las actuaciones que haya podido acometer con los poderes generales que le otorgó a su tío Agustín cuando Isabel Pantoja estaba en prisión, ha tocado fondo. En sus redes sociales explicaba que había decidido retirase de la primera línea mediática para dedicarse a su música por un tiempo. No volverá a televisión, harto de las críticas y la tensión que el conflicto con su madre le está generando.

Entrevista en Sálvame Deluxe a Kiko Rivera
Entrevista en Sálvame Deluxe a Kiko RiveraTelecincoMediaset

Dos días después, era la tonadillera la que movía ficha. Sus abogados emitían un comunicado, que ha llegado en exclusiva a la revista ¡HOLA!, para salir al paso de algunas de las informaciones que se han publicado en medios como LA RAZÓN sobre la venta del chalet de Mi Gitana en Marbella. Sorprendentemente, y a pesar de las declaraciones de su hijo Kiko Rivera en las últimas semanas, lo único que le preocupa a Isabel Pantoja es desmentir que esté siendo investigada por cuatro presuntos delitos penales y negar su implicación en la posible venta irregular de la mansión que compró durante su relación con Julián Muñoz.

Lo que dicen los abogados de Pantoja sobre sus últimas polémicas.

El comunicado hace referencia a la filtración de un auto judicial que pone fin a la instrucción de la querella contra Isabel Pantoja y Panriver 56 SL, una de las sociedades de la artista, así como contra el abogado de Codabe SL, la empresa acreedora en primera instancia pero que había cedido el crédito litigioso a un tercero. El procedimiento penal ha tenido gran trascendencia a raíz de que saliera a la luz el auto que ponía de manifiesto cómo se realizó la venta de la polémica mansión que la cantante compartió con Julián Muñoz durante su convivencia en Marbella.

Ante la difusión de dichas informaciones, la cantante ha querido responder a través de su abogado, Juan Fernández Ramos, encargado de la defensa de Pantoja en este procedimiento, del que informamos rigurosamente en LA RAZÓN.

El comunicado, publicado en primicia por ¡Hola!, dice textualmente que “En relación a las recientes manifestaciones en medios de comunicación referidas a Doña Isabel Pantoja Martín y Panriver 56 SL sobre la base de una filtración de un documento judicial, queremos poner de manifiesto en este comunicado los siguientes puntos:

1- Doña Isabel Pantoja Martín en la venta del inmueble sobre la que versa dicho documento nunca tuvo participación como representante ni a título personal.

2- Actualmente ni Isabel Pantoja Martín ni Panriver 56 SL tienen acusación de delito alguno estando pendiente de resolver judicialmente el archivo y sobreseimiento pedido por esta parte. Panriver 56 SL vendió dicha finca pagando todas y cada una de las deudas que pesaban sobre dicha finca, conforme a nota simple pública de cargas al Registro de la Propiedad nº 3 de los de Marbella. Y por supuesto son falsas todas las manifestaciones sobre fondos o intereses en paraíso fiscal alguno, no teniendo nada que ver mis representados con la compradora de la finca.

Mis representados Doña Isabel Pantoja Martín y Panriver 56 se reservan cuantas acciones en defensa de su honor e intimidad le correspondan en la juridiscción judicial pertinenente”.

En lo que respecta al primer punto, es cierto que Isabel Pantoja no tuvo participación en la firma de la escritura de compra venta del inmueble ya que en la fecha, 25 de marzo de 2015, se encontraba cumpliendo pena de prisión por blanqueo de capitales. Fue su hermano Agustín, quien con los poderes otorgados por la tonadillera, administradora única de la sociedad investigada, firmó en su nombre la venta de “Mi Gitana”. Pero esto, según defienden los querellantes, no exime de responsabilidad a Isabel Pantoja.

Isabel Pantoja, acompañada por su hermano Agustín
Isabel Pantoja, acompañada por su hermano Agustín

Al respecto del segundo, asegura el penalista que defiende a Isabel que la tonadillera no está acusada de ningún delito penal. En el auto se da traslado a las partes para que, en su caso, soliciten la apertura de juicio oral formulando acusación. Hasta entonces, y según la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sólo nos podemos referir a ella como imputada o investigada, tal y como se hizo.

Pero el auto, en contra de lo que asegura la defensa de Pantoja, el titular del Juzgado Número 3 de Marbella, “por lo expuesto en los razonamientos se desestima la petición de sobreseimiento solicitada por el procurador Sr. Fortuny de los Ríos Efectivamente en nombre de Maria Isabel Pantoja Martín”. Así, tal como figura en esta resolución fechada el 23 de julio de 2020, las pretensiones de la defensa de la tonadillera son desestimadas: “Desprendiéndose de lo actuado que los hechos denunciados pudieran ser constitutivos de presuntos delitos de alzamiento de bienes, insolvencia punible, estafa y apropiación indebida, imputado a Maria Isabel Pantoja Martín, CODABE SL, PANRIVER 56 SL y Antonio Pérez Porras”. Contra esta resolución, el juez da un plazo de tres días para la presentación de un recurso de reforma.

Seis meses después de este auto judicial, el abogado comunica a la revista ¡HOLA! que está pendiente de resolver judicialmente el archivo y sobreseimiento pedido por esta parte, pero no cuenta que el sobreseimiento fue rechazado frontalmente por el juez al entender que existían indicios suficientes de una conducta delictiva por parte de los investigados. En la actualidad, las partes esperan que el juez de Primera Instancia se pronuncie sobre el recurso.

La vinculación de la venta de Mi Gitana con una sociedad radicada en un paraíso fiscal es lo que más preocupa a la tonadillera

Pero ha sido la vinculación de la operación de venta del chalet de la tonadillera con una sociedad radicada en un paraíso fiscal en la isla de Jersey, lo que ha provocado la furibunda reacción de Isabel Pantoja. La tonadillera asegura que emprenderá acciones legales contra quienes la difamen y su abogado asegura que “son falsas todas las manifestaciones sobre fondos o intereses en paraíso fiscal alguno, no teniendo nada que ver mis representados con la compradora de la finca”.

"MI GITANA " CASA DE LA CANTANTE ISABEL PANTOJA Y JULIAN MUÑOZ 
01/07/2012
MARBELLA
"MI GITANA " CASA DE LA CANTANTE ISABEL PANTOJA Y JULIAN MUÑOZ 01/07/2012 MARBELLALa Razón (Custom Credit)GTRES

A la tonadillera le preocupa especialmente que, tal como contamos en exclusiva en LA RAZÓN, su hijo Kiko Rivera haya tenido acceso a una información sobre sus finanzas que le ha hecho poner los ojos en la isla de Jersey. Todo comenzaba al descubrirse que la sociedad que compró “Mi Gitana”, Grand Fashion Banús SL, era propiedad al 100 % de otra radicada en la Isla de Jersey, Millenium Business Development Limited. Además de las pesquisas de Kiko, a Isabel le atemoriza que esta operación pudiera ser investigada por la Agencia Tributaria, ya que tuvo lugar en 2015, uno de los años que pueden ser inspeccionados.

Según el Registro Mercantil de Málaga, Grand Fashion Banús SL, actual propietaria de las dos parcelas que tenía Isabel Pantoja en Nueva Andalucía (Marbella) en las que se encontraba edificado el chalet, comenzó sus operaciones el 18 de marzo de 2015, una semana antes de firmarse la compraventa. En los datos registrales consta que se constituyó con un capital de 3.000 euros y que su sede social se encuentra en la plaza de los Olivos, edificio los olivos 1, Marbella. Su administrador único, en esa fecha, es Alejandro de Luna Oliver, un abogado especializado en derecho concursal, inmobiliario y mercantil.

A pesar de constituirse con el capital mínimo, tres mil euros, esta sociedad compra el inmueble y las dos parcelas desembolsando más de dos millones de euros. La explicación la encontramos en un nuevo apunte del Registro Mercantil de Málaga, que recoge la declaración de unipersonalidad de esta sociedad, cuyo único socio es Millennium Business Development LTD. Pero, cinco años después, en marzo de 2020 se produce un cambio en el órgano de administración de Grand Fashion Banus que pasa de tener un administrador único, Alejandro de Luna, a dos administradores solidarios: Karl Robb y Roksolyana Robb, esposa del anterior.

Se descubre quién es el actual propietario del chalet de Isabel Pantoja: un millonario escocés

Así, por un cambio en el órgano de administración, es como sale a la luz el actual propietario de las parcelas dónde se están construyendo varias viviendas en la actualidad. Karl Robb, un millonario británico de origen escocés, dedicado al negocio internacional del software y los sistemas de seguridad digitales. Es él quien se ocultaba tras una serie de sociedades radicadas en el paraíso fiscal de Jersey. Karl Robb, es miembro de la Junta Directiva de Ajax Systems, reconocido como el sistema de seguridad inalámbrico más premiado en Europa.

Dos mercantiles offshore del citado enclave, bajo soberanía británica, se hicieron con la propiedad de la artista a través de una sociedad limitada española. Han pasado cinco años exactamente hasta que ha emergido la figura del verdadero propietario, un dato que no deja de ser muy significativo. Hasta ese momento, el escocés se mantuvo oculto tras una maraña de compañías interpuestas como Millenium Business Development Limited, una entidad off shore radicada en la isla de Jersey en 2013. Pero no es la única vinculación con este paraíso fiscal, considerado uno de los más opacos, ya que Millenium Business Development Limited está participada por Trident Trust Nominees, otra compañía offshore, una firma de fiduciarios que se vio involucrada en el famoso caso de “Los papeles de Panamá”. La información, publicada por Marbella Confidencial y firmada por José Carlos Villanueva, da más detalles de quién es el millonario escocés.

Pero aún hay más. Según Marbella Confidencial, en el Registro Mercantil de Jersey “ha podido verificar que Millenium Business Development Limited, la sociedad que aparecía como socio único de este complejo entramado creado en 2015 para comprar la casa de Marbella, fue disuelta en diciembre de 2019, antes de que Karl Robb sustituyese él mismo a dicha compañía como socio único de Grand Fashion Banús S.L”.