Las hijas de Enrique Ponce no quieren ver a Ana Soria ni en foto

Es persona “non grata” para la familia Cuevas

Enrique Ponce y Ana Soria, inseparables desde hace un año
Enrique Ponce y Ana Soria, inseparables desde hace un añoGJNGTRES

Es fácil de entender que Ana Soria esté “vetada” en la celebración de la Primera Comunión de la hija pequeña de su novio, Enrique Ponce. La niña de nueve años y su hermana mayor, según se rumorea en ambientes próximos a la veinteañera almeriense, no quieren ver ni en foto a la pareja de su padre. Es persona “non grata” para la familia Cuevas, no le perdonan que se entrometiera en el matrimonio del torero y Paloma Cuevas. Y menos que empujara a la ruptura definitiva.

La juventud de Ana y el enamoramiento de Enrique les llevaron a protagonizar imágenes y vídeos empalagosos en las redes sociales, algo que tampoco gustaba a las hijas de Ponce. Ahora que se cumple un año desde que salió a la luz la separación del diestro y la socialité, el primero y su “yogurina” se han vuelto más recatados y ya no hacen alarde de sus carantoñas y besuqueos en Internet, y seguro que buena parte de esta marcha atrás la tienen las hijas de Enrique, que habrían pedido a su papá que eliminara esas efusividades.

Así pues, en el festejo de la Primera Comunión de Bianca no habrá ni rastro de Ana. Ni es querida ni bienvenida. Bien lo sabe ella. Mal que le pese a un Enrique Ponce que en el último año le gusta presumir de “jovenzuelo reciclado”, al amparo de la cuchipandi de su chica.