Lo que desvelará la docuserie de Julián Muñoz

El programa desgranará la vida de “Cachuli”, un aspirante a médico, que se hizo famoso por ser el amante de Isabel Pantoja y el alcalde más corrupto de España

Si hay una fecha grabada a fuego en la existencia de Julián Muñoz es la del 19 de julio de 2006, día en que el ex alcalde fue detenido cuando salía de “Mi gitana”, el chalé que compartía con Isabel Pantoja en la urbanización La Pera de Marbella. Una periodista, la única que hacía guardia a primera hora de la mañana de un caluroso día de verano, le espetó a bocajarro una pregunta mientras sacaba el coche del garaje: “Julián...¿sabe que esta mañana le van a detener?”

Isabel Pantoja y Julián Muñoz, en el Rocío
CM / LA /©KORPA
05/06/03
HUELVA
Isabel Pantoja y Julián Muñoz, en el Rocío CM / LA /©KORPA 05/06/03 HUELVA FOTO: La Razón (Custom Credit) ©GTRESONLINE

Pensó que era tan solo una provocación más de esa prensa que había convertido su vida en una pesadilla. Su chófer, Fosky, llegó a tiempo para evitar tener que respondiera a la impertinente redactora. Con un cigarrillo en la boca y la ventanilla del lujoso Range Rover bajada, escuchó la última pregunta de la periodista mientras atravesaba la cancela que desde que había sido nombrado alcalde de Marbella en 2003, lo protegía de la incómoda presencia de los medios de comunicación: “¿Sabe que ésta puede ser la última noche que duerma en su casa?”.

Llevaba tres años viviendo en el lujoso chalé con Isabel Pantoja, la mujer por la que había dejado a Maite Zaldívar, a su lado desde hacía veinticinco años y la madre de sus dos hijas. La tonadillera era la causa de su felicidad y de su desgracia. No le dio tiempo a pensar en nada más; un BMW de color oscuro le adelantó y se cruzó delante, forzándole a dar un brusco frenazo. En apenas unos segundos se vio rodeado de media docena de coches de la Policía Nacional y era introducido en un Citroen C5 mientras una voz con acento andaluz le cantaba sus derechos, anunciándole que “por orden del juez Torres vamos a proceder, en su presencia, al registro de su casa”.

Maite Zaldivar, en Marbella, tras conocerse la infidelidad de su marido con Isabel Pantoja.
Maite Zaldivar, en Marbella, tras conocerse la infidelidad de su marido con Isabel Pantoja. FOTO: La Razón (Custom Credit) ©KORPA

Julián Muñoz, a sus 58 años, se convertía en el detenido más mediático de los cincuenta que, antes que él, habían pasado a disposición judicial desde que el juez Miguel Angel Torres comenzara la instrucción del caso Malaya. Su detención junto a tres promotores de la inmobiliaria AIFOS y Pedro Pérez, un concejal del Partido Andalucista se consideró parte de la segunda fase de la Operación Malaya. No sería hasta unos meses después, en noviembre de 2003, cuando se diera inicio a la tercera fase con la detención de su ex mujer, Maite Zaldívar y otras ocho personas, entre ellas, uno de sus hermanos. La madre de sus dos hijas, Eloísa y Elia, capitaneó la última redada de la operación, y mientras España asistía desgarrada a las imágenes de sus hijas, llorando y corriendo tras el coche que se llevaba esposada a su madre, un furgón salía de la cárcel de Jaen en dirección al Hospital médico quirúrgico de la capital con Muñoz en estado grave.

Maite, que al igual que Isabel Pantoja, estaban siendo investigadas por la Agencia Tributaria sería acusada de blanqueo de capitales por una serie de transferencias realizadas desde un paraíso fiscal a sus cuentas tras separarse de Julián Muñoz. Aquello fue motivo suficiente para que Isabel Pantoja lanzara un comunicado en “Dónde estás corazón”, a través de su amiga Chelo García-Cortés, en el que aseguró que de ser verdad las acusaciones que pesaban sobre Zaldívar “he sido engañada durante tres años. Julián Muñoz me ha dicho que él no tenía dinero... Durante este tiempo he trabajado para mantener a él y a mi familia y desconocía la existencia de cuenta alguna abierta en el extranjero”.

Isabel Pantoja a su entrada en la cárcel
Isabel Pantoja a su entrada en la cárcel

La tonadillera se erigía como víctima y concluía su comunicado afirmando que “Estoy pasando un momento amargo. Tras tres años de convivencia, en el caso de que esto sea cierto, me considero una víctima”. Poco después, acudiría a ver por primera vez desde su detención al que era su pareja en la cárcel para pedirle explicaciones por enviar dinero a su ex mujer, algo que siempre negó haber hecho el ex alcalde. En mayo de 2007, Isabel Pantoja seguía el mismo camino que antes habían seguido Muñoz y Zaldívar, de camino a la comisaría malagueña para ser interrogada. Su detención se enmarcaba en una pieza separada, conocida como el caso Blanqueo e instruida por el mismo juez granadino. El alcalde marbellí respondería a la detención de su gitana protagonizando una huelga de hambre que empezó y terminó en seis días, sin dar explicaciones sobre su porqué. Ahora ha llegado el momento de hablar y el ex alcalde rompe su silencio en Telecinco, cadena que emitirá una docu serie que pretende conseguir un nuevo éxito de audiencia como con la protagonizada por Rocío Carrasco

La “Operación Malaya”, que protagonizó la actualidad social y política desde el año 2003, fecha en que fue detenido Julián Muñoz, hasta noviembre de 2014, fecha en que ingresa en prisión Isabel Pantoja para cumplir condena de dos años de cárcel, sigue enganchando a la audiencia casi dos décadas después. Prueba de ello es el anuncio de la próxima emisión de la docuserie producida por una de las productoras participadas por Mediaset. La periodista Paloma García-Pelayo, hermana del representante de Julián Muñoz, es la autora de la entrevista al ex alcalde sobre la que gira el documental que se emitirá a principios de año.