Gente

Victoria Federica se queda en casa: su evolución de niña a mujer

Fuentes próximas a la joven aseguran que no se mudará a un piso en la Castellana, como se ha especulado últimamente

Victoria Federica de Marichalar por las calles de Madrid
Victoria Federica de Marichalar por las calles de MadridGAAGTRES

Hace unos días el joyero Esteban Rabat recibía a sus amistades en su establecimiento del barrio de Salamanca. Uno de los personajes relacionados con el empresario y que asistieron a la cita fue Jaime de Marichalar. A diferencia de otras ocasiones en las que su hija Victoria le acompañaba, esta vez acudió solo. La última vez que se les vio juntos en un acto de estas características en Madrid fue en abril de 2019 y el motivo era el mismo. Dar su apoyo al joyero que forma parte de la vida privada del que fuera duque de Lugo. Después hubo imágenes suyas en París en la semana de la moda como pareja de su padre con el que tiene una magnifica relación. Esto no evita que más de una vez haya tenido que recibir toques de atención por algunas de sus decisiones. Una de las veces fue en pleno confinamiento, cuando el mundo estaba cerrado y Victoria se lo saltó (como buena aficionada) a la torera.

Victoria Federica y su padre, Jaime de Marichalar, en el desfile de Dior en París.
Victoria Federica y su padre, Jaime de Marichalar, en el desfile de Dior en París. FOTO: Zabulon Laurent/ABACA GTRES

Aseguran los que tratan a la familia Marichalar que la infanta Elena ha sido mucho más permisiva con su hija que el padre. Aunque la duquesa de Lugo no se ha cortado cuando en público la ha tenido que regañar. Lo hizo en un ascensor del hotel Alfonso XIII de Sevilla ante desconocidos por haber llegado a las siete de la mañana. La frase fue contundente: “Te la has jugado y ya no vuelves a salir hasta que lleguemos a Madrid. Me tienes hasta la coronilla”. Victoria, que iba con una amiga, intentó una excusa para evitar el castigo y no fue posible.

En esas fechas, ya mayor de edad, vivía en el piso familiar del barrio del Niño Jesús que también comparte Froilán. El primogénito Marichalar Borbón mantiene como su hermana su cuartel general en ese domicilio aunque ambos pasan tiempo en casas ajenas. Froilán con sus amigos y Vic (que así la llaman familiarmente) con su novio Jorge Bárcenas. Una relación que dura ya dos años y con el cual comparte vacaciones, fines de semana y ocio. Por ahora esa es su agenda afectiva. Aseguran fuentes que conocen a los protagonistas que la convivencia diaria no forma parte de la totalidad de su agenda común. “¡Que dentro de un tiempo se vayan a vivir juntos, puede ser. Por ahora Vic vive con su madre y hay veces que duerme en casa de su padre”. El famoso piso de la Castellana por el que la pareja pudiera estar pagando cuatro mil euros no es por el momento su nido de amor. Al menos así lo aseguró la infanta Elena en su ambiente hípico. Marichalar ya lo hizo antes al diario ‘El Mundo’.

Victoria Federica y su novio, Jorge Bárcenas
Victoria Federica y su novio, Jorge Bárcenas FOTO: Jorge Bárcenas Instagram Jorge Bárcenas Instagram

Victoria Federica ha sido siempre una niña tímida, de buen carácter, cariñosa, que le encantan los perros y bailar. De pequeña estaba muy apegada a sus padres y el divorcio fue una tragedia. Una de las imágenes más llamativas era verla siempre con un calcetín en la mano que lo utilizaba a modo de talismán. En los estudios nunca destacó y fue salvando los cursos más por sus buenas maneras con los profesores que por sus conocimientos académicos. Estuvo un par de años en el Mayfield St Leonard, un internado de señoritas a media hora de Londres donde la visitaban sus padre y la Reina Sofía. No hubo quejas y asumía las reglas que marcaba el elitista colegio. Ahora estudia segundo curso (repitió) de administración de empresas en la misma universidad americana que su hermano.

Los 15 años los cumplió en Madrid y su imagen era la de una adolescente larguirucha, mal peinada, que no quería destacar de ninguna manera y menos ser it girl o influencer como algunas de sus amigas. Se mantiene en esta idea y sus redes sociales son privadas. A diferencia de su hermano, que se inició en vida social muy pronto, Victoria prefería un perfil casi invisible hasta que cumplió los 18. Acompañaba a su madre a los concursos de saltos, montaba a caballo de vez en cuando pero nunca se dedicó en serio. El mundo hípico no le atraía. Le gustaba mucho más el ambiente taurino que frecuentaba por sus amoríos con el torero Gonzalo Caballero. Para no crear conflictos mediáticos, hasta que no fue mayor de edad no pisó las discotecas de moda que tanto juego dan a los provocadores de Froilán.

Victoria Federica, de pequeña, junto a su padre
Victoria Federica, de pequeña, junto a su padre

La canción de Julio Iglesias ‘De Niña a mujer’ le iba como anillo al dedo cuando cumplió los 18. En su caso no hubo que despixelarla porque desde el nacimiento conocemos su cara. En estos dos últimos años su vida social cambió y sus novios también. El próximo septiembre cumplirá 22 años y puede ser que entonces quiera una vida más independiente. Por ahora es más cómodo el domicilio de su madre con todos los gastos pagados y no compartir piso con su novio