Gente

El príncipe Harry desvela cuál es su verdadero nombre: “No sé por qué me llaman Harry”

El apelativo de “Harry” ni siquiera aparece en su nombre completo

El Príncipe Harry durante el sorteo de la Copa del Mundo de Rugby
El príncipe Harry FOTO: NEIL HALL EFE

Los duques de Sussex por fin han participado en uno de sus encuentros más especiales: WellChild, una asociación de niños enfermos que apadrinan. Aunque la cita estaba prevista para el pasado 8 de septiembre, el fallecimiento de la Reina Isabel II les obligó a posponerla y no ha sido hasta ahora cuando han sacado algo de tiempo para cumplir con el compromiso, aunque de forma telemática. El príncipe Harry y Meghan Markle se han mostrado muy cercanos con los chicos premiados, con quienes han charlado sobre diferentes asuntos y curiosidades.

Mientras el nieto de la Reina Isabel II charlaba con un niño llamado Henrry, ha sorprendido con un dato que pocos conocían: “Mi nombre es Henry también. Todos me llaman Harry. No tengo ni idea de por qué”. Lo cierto es que en la traducción al español, el príncipe recibe el nombre de Enrique, que sería el equivalente literal a Henrry. En cambio, cuando se refieren a él en inglés, siempre suele recibir el apelativo de Harry, que ni siquiera aparece en su nombre completo: Henry Charles Albert David.

El príncipe Harry
El príncipe Harry FOTO: Yui Mok GTRES

Más allá de este dato anecdótico, el príncipe Harry también ha conversado con los niños sobre una de sus grandes pasiones en común, los animales. El duque de Sussex tiene varios canes como mascotas, a los que adora como si fueran de la familia. “Básicamente es como si tuviéramos cinco hijos. Tengo un labrador negro que se llama Pula y dos beagles adoptados: Guy y Mia. Los tres corren de un lado para otro persiguiendo ardillas y la están liando todo el día, aunque también nos dan un enorme apoyo emocional”, ha señalado.

En eso ha salido parecido a su abuela, la Reina Isabel II, que sentía un cariño inmenso hacia sus perros. De hecho, a lo largo de su vida tuvo más de 30 canes como mascota, y tras su fallecimiento, los dos corgis que poseía fueron adoptados por su hijo el príncipe Andrés y la exmujer de este, Sarah Ferguson.