Gente

La crónica de Mariñas: Isabel Preysler desea volver a ser abuela

«Isabel Preysler no escondió su emoción, pero convertida en abuela nos dará mucho y emocionado juego»

Isabel Preysler arriving for Telva Tamara 40 event in Madrid
Isabel Preysler arriving for Telva Tamara 40 event in Madrid FOTO: Sergio R Moreno GTRES

Ha causado sorpresa y también muchas risas leer que Tamara Falcó celebró sus cuarenta años «por todo lo alto» luciendo llamativo y casi ofensivo escote de pico hasta la cintura.

«Es el mejor momento de mi vida», declaró como homenaje a su madre. Tuvo casi doscientos invitados que se dice pronto. Disfrutaron de lo lindo y cotillearon mucho. La ocasión lo propiciaba. Lástima que Chábeli, Enrique y Julio José no pudieron volar, pero no por eso dejaron de estar con ella desde la distancia. Fue algo que emocionó profundamente a Tamy que así tan cariñosamente la llaman sus amigos. No era para menos y esos mensajes compensaron determinadas ausencias.

Pese a todo, no faltaron amigos entrañables como Vicky Martín Berrocal o la tan diferente Eugenia Silva que, como siempre, destacó espléndida. La fiesta fue aprovechada por Tamara para debutar como chef recién graduada, ofreciendo un menú hecho realidad por el cocinero Ramón Freixa que preparó terciopelo de calabaza con tartar de carabinero y codorniz glaseada como homenaje a su padre, tan buen y esmerado cazador. Isabel justificó la extraña ausencia de Mario Vargas Llosa: «Esta mañana ha tenido que salir de viaje para algo urgente», justificó. La joven marquesa de Griñón llegó acompañada por Ana Boyer y su marido, Fernando Verdasco y también con su novio Iñigo Onieva, una pareja que promete. «Mi hija está preciosa y en vez de un cumpleaños esto parece una boda», exaltó Isabel disparada. Confesó que le encanta el novio de Tamara «que es un buen chico pero no creo que de momento vaya a pedirla en matrimonio. Yo estoy deseando ser abuela y tener cuantos más nietos, mejor», confesó emocionándose con tal posibilidad más que probable. Personalmente y ya como recién estrenada experta eligió los platos que entusiasmaron por su contraste y sirvieron de magnífico, abundante y exquisito complemento a fiesta tan redonda. Isabel no escondió su emoción, pero convertida en abuela nos dará mucho y emocionado juego.