Gente

Joaquín Prat y Yolanda Bravo: así ha quedado la repartición de sus bienes tras su separación

La expareja lleva haciendo vidas separadas, por lo menos, desde este verano

Joaquín Prat y Yolanda Bravo en la boda de unos amigos en 2018
Joaquín Prat y Yolanda Bravo en la boda de unos amigos en 2018GENGTRES

Los rumores de que las cosas no iban bien entre Joaquín Prat y su pareja, Yolanda Bravo, empezaron a sonar con fuerza en el año 2018, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha dado a conocer la noticia de su separación, que publicó la revista Semana en su portada. De momento, ninguno de los dos se ha pronunciado al respecto, y no se espera que lo hagan en el futuro, teniendo en cuenta lo discretos que son en lo relativo a su vida privada. Por lo visto, hace meses que tomaron caminos separados, aunque entre ellos sigue existiendo buena relación y cordialidad.

Su separación se ha llevado a cabo de forma amistosa, aunque lo cierto es que tampoco había muchos aspectos sobre los que debatir. A pesar de que su relación se extendió a lo largo de doce años, Joaquín Prat y Yolanda Bravo no tienen ningún bien en común. La pareja y sus hijos vivían en una casa del norte de Madrid de 122 metros cuadrados habitables más otros 150 de jardín, trastero y plazas de garaje; una vivienda de la que Yolanda Bravo es la única propietaria, tal y como ha publicado el portal Vanitatis.

Joaquín Prat y Yolanda Bravo en la boda de unos amigos en 2017 FOTO: GIM GTRES

Por su parte, Joaquín Prat es propietario de un ático de nueva construcción en Valdebebas que compró en el año 2019. La vivienda cuenta con 174 metros útiles, trastero y tres plazas de garaje, según apunta el mismo medio. Lo más probable es que el presentador de ‘El programa de Ana Rosa’ se haya trasladado a este inmueble tras la separación, pero de momento no hay ninguna confirmación al respecto.

Tampoco se conocen los motivos que han llevado a Joaquín Prat y Yolanda Bravo a tomar la difícil decisión de separarse, aunque se apunta a la apretada agenda profesional del presentador como un posible detonante. De hecho, él mismo bromeo con la posibilidad de que su entonces todavía pareja le pidiera el divorcio cuando se anunció su fichaje por Cuatro para conducir ‘Cuatro al día’: “Igual me cuesta el divorcio, porque estoy en la tele desde las once de la mañana hasta las nueve de la noche y apenas veo a la familia”.