Gente

Antonio David y Olga Moreno: 20 años de amor y una “misteriosa” separación

El entorno más cercano a la pareja no confirma la noticia, todo ello mientras que el foco ahora se sitúa en una tercera persona.

Antonio David y Olga Moreno en una imagen de archivo
Antonio David y Olga Moreno en una imagen de archivo FOTO: Gtres

Han pasado menos de veinticuatro horas desde que ha visto la luz pública la que sin duda es la noticia de la semana para la prensa del corazón. La que fuese durante muchos años la revista de cabecera de Antonio David Flores, y ahora «enemiga», Lecturas, ha desvelado en su portada que el ex guardia civil y Olga Moreno se han separado después de más de dos décadas de amor. Según la citada publicación, ambos hacen vidas separadas después de enfrentarse a su año más complicado, aunque la crisis habría comenzado antes de la emisión del documental de Rocío Carrasco.

LA RAZÓN se ha puesto en contacto con los dos protagonistas sin respuesta ninguna. También con las hermanas de Olga. Dos de estas aseguran y se reiteran en que se han enterado de la noticia en la mañana de este miércoles y a través de la prensa. Otra de ellas, sin embargo, da un paso al frente y asegura que «no hay separación», y que «está todo perfecto en la familia». En este caso, y según aseguran las fuentes mencionadas, ni las hermanas ni la madre de Olga, y tampoco las hermanas de Antonio David conocían esta triste realidad. Una información totalmente opuesta a la que durante las últimas horas se ha contado en los diferentes platós de televisión que han hablado sobre este tema.

Este periódico ha podido saber que Antonio David tiene intenciones de hacer público un comunicado para explicarlo todo en primera persona, se desconoce si de forma escrita o a través de su canal de YouTube que ha inaugurado hace tan solo unos días. Por el momento, y hasta el momento en el que ha tenido lugar el cierre de la edición de este periódico, ni él ni Olga Moreno se han manifestado públicamente al respecto, y son muchos los que se encuentran a la espera de conocer por boca de los protagonistas toda la verdad sobre la mediática separación.

Antonio David y Olga Moreno en Málaga.
17/12/2017
Antonio David y Olga Moreno en Málaga. 17/12/2017 FOTO: KMJ/KMA GTRES

Una misteriosa rubia

Por el momento, y por desgracia para el excolaborador de «Sálvame», ya ha salido a la luz la identidad de una tercera persona con la que podría haber tenido más que palabras en los últimos tiempos. Se trata de una periodista que colabora en «El Programa de Ana Rosa» con la que ya se le relacionó el pasado año y que en esta ocasión habría viajado hasta Málaga para verse con Antonio David mientras Olga Moreno concursaba en «Supervivientes». El programa «Sálvame» les vuelve a dar cabida después de meses de silencio y a falta de tan solo dos días para que los dueños de La Fábrica de la Tele, Óscar Cornejo y Adrián Madrid, declaren como investigados tras una denuncia interpuesta por Rocío Flores por «intromisión a la intimidad personal y familiar».

La indignación por el silencio de los protagonistas es notable, ya no solo con los medios de comunicación que se han interesado por conocer la verdad sobre su separación, sino por los miles de seguidores que llevan meses volcados en defender y apoyar a esta familia. Una familia que parecía inquebrantable y que ahora atraviesa sus horas más bajas debido a esta noticia. Rocío Flores no ha querido hablar cuando los medios de comunicación le han preguntado por la noticia, aunque por todos es sabido que adora a su padre y que permanecerá a su lado pase lo que pase.

A Olga y a David se les vio juntos por primera vez en el año 2000. Por aquel entonces ella trabajaba en unos almacenes, y él colaboraba en «Crónicas Marcianas». Ahí comenzó un amor que se consolidó en 2009, año en el que se dieron el «sí quiero», aunque los rumores de infidelidad siempre han perseguido al matrimonio. La emisión del documental de Rocío Carrasco y la participación de Olga en «Supervivientes» marcó un antes y después para siempre en un matrimonio que siempre quisieron vender como idílico.