Gente

El negro futuro de las influencers rusas tras el cierre de Instagram: “Es toda mi vida”

Perderán su principal fuente de ingresos y su mayor pasión

El mundo entero sigue mirando con preocupación a la guerra de Rusia en Ucrania. Vladimir Putin ha demostrado que está decidido a llegar hasta donde haga falta para satisfacer sus propios intereses, incluso aunque tenga que aislar a toda su población del resto del mundo. Para evitar la difusión de, según el Kremlin, falsas informaciones sobre la contienda, se ha ordenado desde hoy el cierre de Instagram, una red social que cuenta con millones de usuarios en la nación más grande del mundo. La decisión no solo limita los canales de información a los que tienen acceso los ciudadanos, sino que ha fulminado la principal fuente de ingresos de los influencers.

Varios miles de personas en Rusia se ganan la vida con los beneficios que le reportan las colaboraciones publicitarias en sus cuentas de Instagram, y ahora que Putin ha ordenado el cierre de la red social, todos ellos se han quedado sin trabajo. Pero el drama de estos influencers va más allá de lo económico, y es que muchos de ellos habían convertido la plataforma digital no solo en su empleo, sino también en su pasión. Tal es el caso de Olga Buzova, a la que siguen más de 23 millones de usuarios, con los que ha compartido un vídeo en el que, sin poder contener las lágrimas, se queja de lo sucedido.

“Solo he compartido mi vida, mi trabajo y mi alma. No hice todo esto como un trabajo para mí, esto es una parte de mi alma. Lo siento como una gran parte de mi corazón, y mi vida me está siendo arrebatada”, lamenta la it girl. El mismo ejemplo ha seguido otra conocida influencer, que ha recordado que Instagram se ha convertido en el centro de la vida de una comunidad entera en los últimos tiempos: “¿Crees que para mí, como influencer en Instagram, esto es una fuente de ingresos? Para mí, es toda mi vida. Es mi alma. Es lo único con lo que me despierto, me duermo. Cinco años seguidos”.