Gente

Omar Sánchez se retoca la cara tras su ruptura con Anabel Pantoja: sabemos qué se ha hecho y cuánto cuesta

El exsuperviviente se ha sometido a varios tratamientos para verse mejor

A principios del pasado mes de febrero se dio a conocer que Anabel Pantoja y Omar Sánchez se separaban solo cuatro meses después de haberse dado el ‘sí, quiero’ en una romántica boda en una playa de la isla canaria de La Graciosa. Ahora, ambos intentar pasar página y rehacer su vida, aunque a uno le está costando más que al otro. El canario ha reconocido que la ruptura le pilló de sorpresa y que todavía sigue queriendo a la sobrina de la tonadillera. En un intento de levantar su ánimo, el exsuperviviente se ha dedicado un día a sí mismo y ha pasado por ‘chapa y pintura’ para verse mejor.

Omar Sánchez se ha sometido a un nuevo retoque estético, siguiendo así la costumbre de la que Anabel Pantoja es firme seguidora. El canario, fiel amante del surf y la playa, ha expuesto su rostro al sol con demasiada frecuencia, provocando un envejecimiento prematuro de su piel. Así, ha decidido acudir a su clínica de confianza para eliminar las arrugas de su frente mediante unas cuantas inyecciones de ácido hialurónico y toxina botulínica, conocida popularmente como bótox.

Pero el ahora ex de Anabel Pantoja no solo ha rejuvenecido su piel, sino que ha aprovechado su visita a la clínica para someterse a una rinomodelación. Se trata de un ajuste de la forma de la nariz no invasivo, que consiste en la inyección de ácido hialurónico para rellenar las partes que sean necesarias con el objetivo de lograr una forma más armónica. En el caso de Omar Sánchez, su tabique estaba ligeramente curvado y, tras este proceso, ha conseguido que se vea mucho más recto. El efecto es parecido al de una rinoplastia, aunque sin cirugía, y el resultado solo se prolonga en el tiempo varios meses o un año.

Pero, ¿cuánto ha pagado Omar Sánchez por estos tratamientos? Las inyecciones de ácido hialurónico y bótox alcanzan en su clínica de confianza los 320 euros por dial, y la rinomodelación sin cirujía llega a los 420. Como mínimo, el exsuperviviente habría desembolsado 740 euros en verse mejor, aunque lo más probable es que haya llegado a un acuerdo de promoción con el centro en cuestión.