Gente

Entrevista

Carla Barber, la reina del ‘pinchi-pinchi’: “Disfruto de la estética”

A punto de dar la bienvenida a su primer hijo, la modelo presume de su vocación, que le ha llevado a convertirse en una de las doctoras estéticas más demandadas del país

Carla Barber
Carla Barber Cedida

A sus 31 años, Carla Barber (1990, Las Palmas) puede presumir de ser una de las influencers y empresarias más famosas del país. Casi un millón de «followers» acompañan a la canaria desde su salto a la fama en 2015, cuando tan solo tenía 25 años y se alzó con el título de Miss España. Tan solo un año después, en 2016, la modelo fichó por «Supervivientes», donde destacó por su fuerte carácter y competitividad. La licenciada en medicina, por aquel entonces se encontraba estudiando un Máster de Medicina Estética y soñaba con montar su propio negocio, tal y como confesaba al inicio del «reality»: «Me gustaría terminar la especialidad, abrir mi clínica propia y ayudar a la gente que lo necesita».

Dicho y hecho, dos años más tarde, Carla Barber abrió su primera clínica estética en Gran Canaria. Ella misma se define a quien escribe estas líneas como «una mujer emprendedora, apasionada de la belleza y la estética que ha usado las redes sociales para impulsar sus negocios y seguir nuevos proyectos». Tal ha sido el impulso, que en la actualidad puede presumir de haber creado un gran imperio del «pinchi-pinchi», como ella denomina coloquialmente a la medicina estética, con tres clínicas en Madrid, Las Palmas y Valencia; por donde han pasado numerosos rostros conocidos como Violeta Mangriñán, Marta López Álamo, Diego Matamoros... e incluso se rumorea que la mismísima Victoria Federica de Marichalar se habría dejado asesorar por sus virtuosas manos.

Al margen de su faceta profesional, la canaria se describe como una persona «positiva y optimista», también «fuerte, soñadora y muy muy familiar». Tras varias decepciones amorosas, finalmente ha encontrado el amor en los brazos de un misterioso empresario franco-monegasco afincado en Marbella, Joseph, con el que espera su primer hijo para primeros de mayo, del que tan solo sabemos la primera letra de su nombre, B.

¿Quién está detrás de la doctora estética más conocida del país?

Una cercana, sensible, cariñosa, agradecida y dispuesta siempre a ayudar a quienes lo necesitan.

¿Le pesa ese título de «reina del pinchi-pinchi»?

Solo me pesa en cuanto a que no siempre dispongo de espacio en la agenda para atender a todo el mundo que solicita una cita, pero, para eso cuento con mi equipo médico que son profesionales de primer nivel y lo hacen increíble.

¿Cómo ha creado su «imperio» de medicina estética?

Con tesón, creatividad, sin miedo, pero sobre todo con mucho esfuerzo y trabajo. Ahora mi agenda es más reducida aunque sigo viendo un gran número de pacientes pero cuando empecé, trabajaba de lunes a domingo de 9h a 22h. Entre semana, en mi clínica, y los fines de semana viajaba a otras ciudades.

Por sus manos han pasado innumerables rostros conocidos, ¿a qué celebridad le gustaría atender en su centro?

A todas las que quieran realizarse un diagnóstico y un tratamiento conmigo. Al igual que a cualquier paciente, Clínicas Barber es una clínica para todo el mundo y para mí, todos mis pacientes son exactamente iguales.

¿Cuál es el tratamiento estético por excelencia de las «celebrities»?

Sin duda, uno de mis tratamientos que más me demandan, es el de labios y muchas de mis pacientes vienen a la consulta con la foto de su «celebrity» favorita solicitándome sus mismos labios.

Usted siempre ha mostrado todos sus retoques públicamente, ¿le obsesiona la estética?

No, no me obsesiona. Vivo con ella, me encanta, la he disfrutado desde que tengo memoria, de una u otra manera y al final, creo que bien llevado y con cabeza es algo buenísimo.

Confiéseme el secreto de la belleza eterna.

¿Para mí? La felicidad, sin ninguna duda, o sea realmente hacer lo que te gusta, estar rodeado de las personas que quieres y disfrutar de la vida.

¿Cree que las redes sociales y el uso de los filtros de éstas han creado una necesidad estética que no existía anteriormente?

Las redes sociales, los selfies, las video-llamadas, la fotografía… está claro que cada vez que una persona realiza el ejercicio de verse a uno mismo es cuando surgen esas inquietudes. Las redes sociales son peligrosas en cuanto a que muestran una belleza que no es real, ya que partimos de un filtro y no de la fisionomía del paciente. Hay pacientes que quieren parecerse a su «yo» con filtro y eso es imposible. La medicina estética parte de la armonización y el embellecimiento de tus propias facciones, no te transforma si está bien hecha.

¿Se puede vivir de las redes sociales? ¿Usted se las toma como trabajo u ocio?

Sí que se puede, siempre y cuando tengas un «engagement» determinado, ser un perfil atractivo para las marcas y al final te lo tomes como un trabajo. Yo no vivo de las redes sociales, las utilizo con otro fin que es dar a conocer mi trabajo. Y en lo que influyo o sobre lo que hablo, no tiene nada que ver con que las marcas me paguen, si no que lo hago porque me gusta.

¿Se arrepiente de su paso por «Miss España o «Supervivientes»?

No me arrepiento para nada, ni de Miss España ni de «Supervivientes». Fueron dos experiencias especialmente maravillosas, ideales en el momento que las viví, aunque ahora no sería el momento de vivirlas, en su momento, sí. Un buen recuerdo guardo siempre.

¿Volvería a un plató de televisión o a un «reality»?

No volvería a un plató de televisión, a un «reality» tampoco, aunque también depende del programa.

Su pareja, Joseph, es todo un misterio para sus seguidores. ¿Por qué elige el anonimato?

Es una persona ajena a la vida pública y lo seguirá siendo, es su deseo, yo lo respeto y me parece estupendo.

Se ha dicho de él que es una alta personalidad, que es un gran empresario farmacéutico, un millonario venezolano… ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Lo único cierto es que pertenece a un grupo farmacéutico.

Está viviendo la recta final de su embarazo… ¿cómo lo lleva?

Lo llevo genial, la verdad es que no he tenido prácticamente síntomas en estos ya casi nueve meses de embarazo, estoy deseando conocer al bebé y muy muy contenta.

Aunque no ha desvelado, por el momento, el nombre del bebé ¿tiene pensado presentarlo públicamente?

No tengo pensado presentarlo públicamente. No queremos que mediáticamente se le saque en ninguna parte. Queremos preservar la intimidad del bebé en todo momento.

¿En qué otros proyectos profesionales y/o personales se encuentra inmersa?

Ando en varios proyectos profesionales… pero aún no puedo desvelarlos.

Carla Barber tiene éxito profesional, fama, amor, ahora también un hijo… ¿qué le falta?

Sinceramente nada, seguir disfrutando de la vida como hasta ahora y seguir siendo feliz como lo he hecho hasta ahora o lo he intentado siempre.