Gente

Sabemos dónde cuida la voz David Bustamante

El poder curativo de las aguas mineromedicinales, también en verano

David Bustamante, en una imagen de Archivo
David Bustamante, en una imagen de Archivo FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Playa, montaña, naturaleza, deporte, gastronomía, desconexión… y, por supuesto, bienestar de la mano de las aguas mineromedicinales. Cantabria te espera este verano para esa merecida escapada que llevas planeando durante todo el año y allí te esperan espacios históricos para relajarte y disfrutar de una experiencia de ensueño en una región con múltiples opciones de ocio, diversión y evasión.

Localizado dentro de un extenso parque de árboles centenarios y muy cercano a las mejores playas del Cantábrico se encuentra Castilla Termal Solares, un histórico balneario que forma parte de nuestras vidas y que a principios del siglo XX, durante la Belle Époque, se convirtió en la primera estación balnearia de Cantabria. Un siglo después, completamente reformado, reabrió sus puertas y seguro que, en los últimos años, nuestros cántabros más célebres como Bustamante, Antonio Resines o Marta Hazas han caído en alguna ocasión rendidos a sus aguas.

Además de sus instalaciones, con una decoración muy especial y un estilo propio que te transportará a finales del siglo XIX, la joya de este hotel son las aguas mineromedicinales de su balneario, que provienen del manantial de Fuencaliente y que también pueden disfrutarse en verano en su fantástica piscina exterior mientras te bronceas bajo el sol, todo un planazo para cuidarte mientras descansas y volver a casa renovado.

Nos remontamos a los siglos XII y XIII para conocer el origen de las aguas y los efectos positivos del Manantial de Fuencaliente. Sus aguas, declaradas de utilidad pública en 1828, mejoran la salud y bienestar de quien se sumerge en ellas. Dos siglos después, en Castilla Termal Solares puedes seguir disfrutando de sus beneficios, todo un lujo al alcance de cualquiera que antaño solo las clases más altas de la sociedad cántabra podían permitirse.

Las aguas termales de su piscina de verano son bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas. Entre sus propiedades cabe destacar que están indicadas terapéuticamente para enfermedades digestivas, metabólicas, antinflamatorias, diuréticas, del sistema nervioso, reumáticas y degenerativas del sistema musculoesquelético, además de para la rehabilitación de traumatismos y afecciones respiratorias crónicas.

Además de en la piscina de los hoteles de Castilla Termal, los amantes del agua termal pueden seguirse beneficiando de sus propiedades a cada instante este verano gracias al agua termal en spray de su propia marca, que aporta a la piel luminosidad e hidratación. Puede utilizarse como tónico diario facial y corporal, siempre antes de aplicar cualquier crema, y debido a sus propiedades cloruro-sódicas y sulfuradas también es un buen antiinflamatorio, ideal para calmar la piel y acelerar el proceso de cicatrización después del afeitado, depilación y, por supuesto, las quemaduras solares. Además de su formato estándar de 200ml, está disponible también en formato mini para el bolso, de 60ml, perfecto para refrescarnos y salir airosos de la incesable ola de calor que nos acompaña esta temporada estival.