Gente

Nula relación

La vida loca de Anabel Pantoja en Nueva York, mientras su padre permanece ingresado

Fuentes cercanas tildan de “inmoral” la actitud de la sobrina de Isabel Pantoja

Anabel Pantoja y su padre Bernardo.
Anabel Pantoja y su padre Bernardo.instagramfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@2100e1d8

Ya no valen las justificaciones, la realidad acusa a Anabel Pantoja, quien disfruta de la “vida loca” en Nueva York mientras su padre sufre en silencio ingresado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, por problemas derivados de su diabetes.

Bernardo Pantoja pregunta por su hija cada día, nos lo cuenta un allegado al hermano de la mediática tonadillera, y las respuestas que recibe alargan aún más su sufrimiento. Enfermo, con escasos recursos, intensos dolores y la sensación de verse abandonado por su familia más cercana, porque ni su hija Anabel ni sus hermanos, Isabel y Agustín, están a la altura de las circunstancias.

La fuente anterior insiste en que “Anabel no se está comportando como una buena hija. Cree que por aportar algo de dinero ya tiene ganado el cielo, sin comprender que lo que más necesita Bernardí en estos momentos es su cariño. Pero está claro que prioriza sus viajes con su novio Yulen por encima de la situación de su padre. No vale con acercarse un día al hospital para hacer el paripe, y desaparecer después para seguir con sus juergas y viajes. Es inmoral que una hija se comporte así con un padre enfermo, no vale la menor excusa. Lo que cuenta es la realidad, y esa realidad es muy dura. Que le pregunten a Junco, la mujer de Bernardo, lo que piensa de la hija dé su pareja. Está hundida…”

A la calificada como pantojita chica le debe importar nada y menos cómo se siente Junco, es incapaz de agradecer todo lo que está haciendo por su padre, su amor incondicional y la labor de enfermera perpetua. Ella lo fe todo en la distancia. Es la manera más fácil de enfrentarse a los,problemas familiares.