Gente

Familia

Rafa Nadal Jr: 17 mil kilómetros para apoyar a papá

Las cámaras ubicadas en los túneles de vestuarios del Ken Rosewall Arena permitieron captar la imagen del pequeño, en brazos de una niñera y de Mery Perellló

Rafa Nadal y Mery Perelló
Rafa Nadal y Mery PerellóZabulon Laurent/ABACAGTRES

«El primer partido que jugué como padre sin que el bebé estuviera conmigo, perdí la primera ronda. En el segundo de los torneos, viajando con el bebé, me quedé fuera de la fase de grupos. Al final gané mi último partido, pero necesito seguir mejorando, ¿no?». Con estas palabras quiso salir del paso a mediados de noviembre un Rafael Nadal que hacía pocas semanas acababa de convertirse en padre y cuyo rendimiento no estaba siendo el esperado. Ante las preguntas insistentes sobre cómo se iba a organizar con la llegada de un pequeño a casa y si «las noches sin dormir» le afectarían a la hora de competir, el tenista de Manacor solo pudo afirmar que se iría adaptando a la circunstancias y que irían viendo día a día. «Tenemos algo de ayuda. No hay problema en absoluto. Solo necesito organizar un poco mi vida, como todos deben hacer cuando tienen un hijo». Sus últimos movimientos apuntan a que el matrimonio ha tomado la decisión de que mejor juntos, que separados. Mery Perelló y el pequeño Rafa Nadal Jr. seguirán al deportista allá donde lleven al tenista sus compromisos deportivos.

Primero fue en Italia, donde el mallorquín participó sin éxito en la Copa de Maestros celebrada en Turín, y ahora es en Sídney, donde Rafa Nadal forma parte del equipo nacional que disputa la United Cup. Así que algo más de 17 mil kilómetros ha tenido que recorrer el primer hijo de la pareja -que suma ya 12 semanas de vida- en el que, de momento, es su viaje más largo (unas 24 horas en avión), para apoyar a su papá.

No se le ha visto aún en las gradas del estadio, pero la fotografiada presencia de Mery Perelló en las gradas hacía presagiar que el bebé habría viajado con ellos. Durante estos días de torneo se ha podido ver a la joven mamá con rostro cansado, señal evidente de que las noches al cuidado de un lactante son largas; aún así, la mujer del tenista no ha parado de animar y apoyar al deportista durante sus partidos. Y fue justo después de uno de ellos, ya en el túnel de vestuarios, cuando una cámara de vídeo indiscreta captaba la imagen más esperada y que confirmaba que la familia Nadal Perelló se encuentra al completo en Australia.

Recogidas por varios medios deportivos especializados internacionales y también en diversas cuentas de Twitter, en las diversas capturas de pantalla que se recogieron en el interior del Ken Rosewall Arena se puede ver a «baby Rafa» -como le han bautizado los medios extranjeros- en brazos de una niñera y a su madre caminando unos pasos por delante empujando el carrito con una mano y en la otra llevando un café. Rafa Nadal padre iba muy concentrado tras ellos. El primogénito de la pareja aparece dormido tranquilamente con su chupete, arropado con una toquilla y ajeno a miradas indiscretas. Se intuye también que Rafa Nadal Jr. ha crecido mucho desde su «debut» en el país italiano. Dicen además algunos de los más íntimos de la familia que es un bebé muy bueno y simpático.

Tal y como avanzó este periódico hace unas semanas, la intención de Rafa Nadal y Mery Perelló es bautizar al pequeño de la familia próximamente, pero lo cierto es que aún no hay una fecha confirmada, ya que este inicio de temporada se prevé muy intenso para el deportista. Igual que no se ha confirmado ni el día ni la hora, tampoco se sabe el lugar donde será bautizado, aunque parece que se optará por una iglesia discreta cercana a su domicilio habitual en Porto Cristo y que el padre Tomeu Català, el mismo sacerdote que los casó hace ahora tres años, podría oficiar el bautismo. En mayo, además, el matrimonio podría mudarse a su nueva casa, una mansión que consta de dos edificios construidos sobre un acantilado y cuyo proyecto ha corrido a cargo del arquitecto mallorquín Tomeu Esteva, hermano de la diseñadora Cortana.

Un collar con la letra «R»

Ha llamado la atención una nueva joya que luce Mery Perelló. Se trata de un discreto y sencillo colgante con brillantes que forman la inicial «R» y que tiene un gran valor para la mamá primeriza. Se desconoce si es un regalo o lo adquirió ella misma pero todo apunta a que se trata de un diseño de la familia mallorquina Fuster, que poseen una de las joyerías más importantes de Mallorca, ‘Relojería Alemana’. Su línea ‘Setenta y Nueve’ ofrece ese tipo de colgantes ajustables con iniciales en oro blanco y brillantes valorado en más de 500 euros.