Entrevista

Rosario Bermudo, hija del duque de Medina Sidonia: "Me gustaría conocer a mis hermanos y que me quisieran"

Se negaron a hacer las pruebas de ADN y tuvimos que exhumar el cadáver de mi padre", lamenta en LA RAZÓN

Rosario Bermudo, hermana de los Medina Sidonia: «El ADN confirma que mi madre siempre dijo la verdad»
Rosario Bermudo, hermana de los Medina Sidonialarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@446f6d8f

A Rosario Bermudo nadie le ha regalado nada. Es una mujer de setenta y dos años años que ha salido adelante gracias a su esfuerzo personal. Pero su vida de penurias va a cambiar cuando reciba la parte de la herencia que le corresponde como hija del fallecido duque consorte de Medina Sidonia. Tras presentar su abogado, Fernando Osuna, una demanda de paternidad, las pruebas de ADN demostraron que el aristócrata Leoncio González de Gregorio era su padre biológico.

- Ha sido un proceso judicial muy largo con un final feliz…

- Me siento feliz por haber ganado el pleito, pero todavía no he visto nada de lo que me pueda corresponder de la herencia de mi padre.

- ¿Va a ponerse los apellidos de su padre?

- Esa es mi intención. Tengo mucha alegría de que la demanda haya salido adelante y el nivel de vida de mi familia vaya a mejorar. Tengo a mi marido inválido y quiero ayudar a mis hijos a pagar sus hipotecas.

Rosario Bermudo hija del aristócrata Leoncio
Rosario Bermudo hija del aristócrata LeoncioCedida

- ¿Sabe cuánto dinero le corresponde de la herencia?

- Nadie me ha dicho nada al respecto. Pero parece que la cosa está en marcha.

- Leoncio tuvo más hijos, ¿Le gustaría conocer a sus hermanos?

- No solamente me gustaría conocerles sino también que me quisieran. Yo tengo otros seis hermanos por parte de madre y nos queremos con locura. Me duele que mi otra familia esté separada. Esos hermanos a los que no conozco se negaron a hacer las pruebas de ADN y tuvimos que exhumar el cadáver de mi padre… Ellos dicen que no les avisaron para hacerse las pruebas, y es mentira. Me siento engañada. He intentado ponerme en contacto con mis hermanos y me ignoraron totalmente. Y me da muchísima pena que mi madre ya no esté viva para disfrutar de este triunfo judicial. Con lo mal que lo pasó la pobre, embarazada y despreciada por la familia de mi padre, para la que mi madre trabajaba. Al enterarse de que esperaba un hijo de Leoncio la despidieron y la echaron de la casa. Sobrevivió en Madrid limpiando escaleras.

En el horizonte le espera a Rosario parte de una herencia valorada en unos diecisiete millones de euros, en la que se incluyen, joyas, propiedades inmobiliaria, obras de arte…