Bill Gates recomienda un “encierro extremo” en EE UU para frenar el Covid-19

El fundador de Microsoft explica que no se puede seguir trabajando e “ignorar una pila de cadáveres que se amontona en la esquina”

Bill Gates
Bill Gates

El multimillonario fundador de Microsot asegura, en contraposición a la idea lanzada por el presidente Donald Trump, que Estados Unidos necesita ir a un confinamiento total. En una entrevista para el programa TED Connects, el empresario señala que “no va a ser fácil”, pero alerta de que es la única medida para salir pronto de crisis sanitaria. “Es un desastre para la economía, pero cuanto antes lo hagas antes podrás volver a la normalidad”

Gates cree que Estados Unidos no hizo lo que estaba en sus manos al inicio de esta crisis sanitaria para frenar la expansión del coronavirus y que, por tanto, ahora necesita adoptar medidas más extremas porque el Gobierno no actuó “lo suficientemente rápido”. A su juicio, el país tenía que haber permanecido en estado de aviso desde el mes de enero, cuando aún no se habían registrado casos de coronavirus ni en Europa ni en Estados Unidos y cuando se sabía “que iba a ser difícil de contener” una epidemia respiratoria.

Gates ya avanzó en una intervención en 2015 en TedTalks, que la próxima gran catástrofe de la humanidad estaría provocada no por una guerra sino por una bacteria. También explicaba que los gobiernos no habían invertido lo suficiente en investigación científica y que por tanto la próxima pandemia iba a ser más difícil de contener. La realidad le ha venido a dar la razón.

“El mensaje claro es que no tenemos otra opción para mantener este aislamiento, y eso seguirá así por un período de tiempo. Esto no va a ser fácil. Necesitamos un mensaje claro al respecto. Es realmente trágico que los efectos económicos sean muy dramáticos", explica al presentador.

El inquilino de la Casa Blanca ha asegurado que la cura podría ser peor que la enferdad, en alusión a las pérdidas económicas que supondría paralizar el país si se impone un confinamiento como se está haciendo en otros países. El plan anunciado por Trump de reabrir la economía a mediados de abril le parece a Gates algo equivocado. “Es muy irresponsable que alguien sugiera que podemos tener lo mejor de ambos mundos. Lo que necesitamos es un cierre extremo. Si las cosas van bien, puede comenzar a abrir de nuevo”.

Frente al dilema “economía o salud”, el empresario lo tiene claro: “Realmente no hay término medio. Es muy difícil decirle a la gente: sigue yendo a restaurantes, ve a comprar una casa nueva, ignora ese montón de cadáveres en la esquina, queremos que sigas gastando porque hay algún político que piensa que el crecimiento del PIB es lo que cuenta’. Es difícil decirle a que deberían hacer cosas sabiendo que su actividad está propagando esta enfermedad".

El también premio Príncipe de Asturias considera que ahora “lo más urgente es hacer test” para detectar a todos aquellos asintomáticos que pueden transmitir el virus. Sobre la posibilidad de desarrollar tratamientos para contener la enfermedad, Gates asegura que "podemos determinar qué medicamentos antivirales funcionan dentro de dos o tres semanas y ampliarlos y podemos fabricar la vacuna probablemente en seis meses”.