Pompeo ironiza con el supuesto papel de EE UU en la incursión en Venezuela: “Habría sido de otra manera”

El secretario de Estado asegura que tratan de verificar si estuvieron implicados ciudadanos estadounidenses. Vuelve a acusar a China de ocultar información sobre el Covid-19

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha reiterado que “no hubo implicación directa del Gobierno de Estados Unidos” en la incursión denunciada el fin de semana por las autoridades de Venezuela. “Si hubiésemos estado implicados, todo habría sido diferente”, ha bromeado.

Pompeo se ha sumado este miércoles a los desmentidos que ya habían manifestado otros altos cargos, entre ellos el presidente norteamericano, Donald Trump, después de que el régimen de Nicolás Maduro vinculase a Washington con un supuesto plan fallido para derrocar al Gobierno venezolano.

Caracas ha informado de que, en los operativos contra esta incursión, han sido detenidos dos ciudadanos de Estados Unidos, algo que las autoridades norteamericanas estarían intentando aclarar. Pompeo ha señalado que Washington hará “todo lo posible” para lograr la repatriación de ambos.

“Si el régimen de Maduro decide retenerlos, utilizaremos todas las herramientas que tengamos disponibles para intentar recuperarlos”, añadió. Cuando se le preguntó quién pudo haber financiado la operación, Pompeo dijo: “No estamos capacitados para compartir más información sobre lo que sabemos que ocurrió”.

Maduro ha denunciado que “un grupo de mercenarios y terroristas” intentó adentrarse en Venezuela por las costas de La Guaira encontrándose con la oposición de las tropas venezolanas. Al menos ocho murieron y trece han sido detenidos, incluidos los dos estadounidenses.

El presidente venezolano mostró el lunes lo que dijo que eran pasaportes estadounidenses y otra identificación perteneciente a Airan Berry, de 41 años, y Luke Denman, de 34. Dijo que estaban bajo custodia y que habían estado trabajando con Jordan Goudreau, un veterano militar estadounidense que lidera una empresa de seguridad con sede en Florida. Los tres hombres son exmiembros de la fuerza de operaciones especiales de EE UU.

China podía haber salvado “cientos de miles” de vidas

El secretario de Estado también se ha referido al coronavirus, atacando de nuevo a Pekín. Pompeo ha asegurado que “China podría haber impedido la muerte de cientos de miles de personas” si hubiese sido “transparente” al inicio del brote, convertido en una pandemia global con el paso de los meses.

Pompeo, que ha insistido en que Washington tiene “pruebas” de que el virus pudo originarse en un laboratorio, ha restado importancia a las aparentes discrepancias en el seno del Gobierno sobre el inicio de la pandemia, originada en la ciudad china de Wuhan.

Así ha dicho que todas las declaraciones son "completamente coherentes" entre sí, incluidas las del epidemiólogo Anthony Fauci, que en una entrevista concedida esta semana aseguró que todos los indicios apuntan a que el virus se originó en la naturaleza.

El jefe de la diplomacia norteamericana ha afirmado en rueda de prensa que Estados Unidos ha formulado “muchas peticiones formales” a China en busca de datos. Pekín “se niega a compartir información que necesitamos para mantener a salvo a la población”, ha dicho Pompeo, que ha puesto como ejemplo el desconocimiento en torno al paciente cero.

En este sentido, ha alegado que no se trata de establecer “culpas”, sino de "la necesidad actual de salvar vidas de estadounidenses. Siguen siendo opacos”, ha insistido, en busca de respuestas que permitan no solo aclarar el origen de la actual pandemia, sino evitar que ocurra de nuevo. Pompeo incluso ha ofrecido la asistencia de Washington en potenciales pesquisas, si bien Pekín no ha abierto la puerta por ahora a la ayuda internacional.