La Autoridad Palestina pone fin a los acuerdos de seguridad con Israel y EE UU

Abas responde así a los planes del nuevo Gobierno de coalición israelí de anexionarse una parte de Cisjordania

Mahmoud Abbas
El presidente palestino, Mahmud Abas, durante un discurso en RamalaAlaa BadarnehAP

El presidente palestino, Mahmud Abas, declaró ayer el fin de todos los acuerdos con Israel y Estados Unidos y afirmó que el primero, como potencia ocupante, es responsable de los territorios que ocupa. Las declaraciones tienen lugar en un momento de tensión, con el avance de los planes israelíes de anexionarse parte del territorio ocupado de Cisjordania, posibilidad que contempla el plan de paz propuesto por Washington el pasado enero.

"La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado de Palestina quedan desde hoy absueltos de todos los acuerdos y entendimientos con los Gobiernos americano e israelí y todas las obligaciones contempladas en estos, incluyendo las de seguridad " lee la decisión presidencial, publicada por la agencia estatal Wafa. Abas insta a Israel a hacerse cargo de sus obligaciones como potencia ocupante “con todas las consecuencias y repercusiones en base a la ley internacional y humanitaria, en particular la Cuarta Convención de Ginebra”.

Esta, recuerda, establece responsabilidades de la seguridad de la población civil ocupada y sus propiedades, veta el castigo colectivo, robo de recursos, anexión de tierras y transferencias de población del ocupante al ocupado, "que suponen graves violaciones y crímenes de guerra"

El presidente palestino reitera su rechazo a la propuesta de paz estadounidense y condena su decisión de trasladar la embajada a Jerusalén y reconocer la ciudad como capital israelí, en contra del hasta hace poco consenso internacional. E insiste en su apoyo a un Estado palestino independiente, contiguo y soberano en las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital, “una paz justa y completa basada en la solución de dos Estados”.

Ayer, la Unión Europea (UE) urgió al nuevo Gobierno de Israel a cumplir con la legalidad internacional y evitar cualquier acción unilateral que lleve a la anexión de más territorios palestinos. “Urgimos fuertemente a Israel a abstenerse de cualquier decisión unilateral que llevara a la anexión de cualquier territorio palestino ocupado y que sería, como tal, contraria a la ley internacional”, indicó en una declaración el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.

Por su parte, el Gobierno estadounidense expresó su deseo de que la ANP no rompa sus acuerdos con Israel y Estados Unidos y manifestó que “espera que los acuerdos de seguridad sigan en pie”. El secretario de Estado, Mike Pompeo, que viajó hace una semana a Israel, destacó la importancia de que los acuerdos de seguridad sigan en pie “para que el trabajo que se ha hecho sobre el terreno para mantener a israelíes y palestinos a salvo continúe”, antes de “lamentar” el anuncio de Abbas. “Presentamos una visión muy clara de cómo podría lograrse la paz”, ha sostenido, en referencia al conocido como ‘acuerdo del siglo’, rechazado de plano por las autoridades palestinas por las concesiones que supondría llevarlo a la práctica.

El conocido como ‘acuerdo del siglo’ señala a Jerusalén como la capital “indivisible” de Israel, que retendría el control de las colonias judías y del valle del Jordán, mientras que Palestina tendría su capital en una zona de Jerusalén Este, ubicada fuera de la barrera de seguridad instalada por Israel. Asimismo, niega el derecho al retorno a los refugiados palestinos.

“Simplemente pedimos a israelíes y palestinos que esa sea la base para las negociaciones entre ellos. Los israelíes lo han aceptado. Los palestinos se han seguido negando a simplemente sentarse e iniciar negociaciones a partir de la Visión para la Paz del presidente (estadounidense, Donald) Trump", criticó Pompeo.

La ONU apuesta por la solución de los dos Estados

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Oriente Medio, Nikolay Mladenov, describió como “una petición desesperada de ayuda” la decisión de Abas de cortar todos los acuerdos con Israel y Estados Unidos por los planes de anexión. Mladenov reiteró el “compromiso inamovible” del organismo para “lograr una solución negociada fundamentada en los dos Estados” y recordó que el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, “ha advertido en muchas ocasiones sobre el peligro de las acciones unilaterales”.

“La continuada amenaza de anexión por parte de Israel de partes de Cisjordania constituiría la violación más grave del Derecho Internacional, daría un golpe devastador a la solución de dos Estados, cerraría la puerta a la reanudación de las negociaciones y amenazaría los esfuerzos para hacer avanzar la paz en la región y los esfuerzos amplios para mantener la paz y la seguridad internacional", argumentó.

“Israel debe abandonar las amenazas de anexión y los líderes palestinos deben retomar contactos con todos los miembros del Cuarteto. Todos deben hacer su parte”, dijo, en referencia a la negativa de las autoridades palestinas de aceptar a Washington como mediador por lo que consideran un sesgo favorable a Israel.

La Autoridad Palestina afirmó a finales de abril que llevará a Israel ante la Justicia internacional en caso de que decida poner en marcha un plan de anexión, tal y como contempla el acuerdo de Gobierno entre el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el líder opositor, Benjamin Gantz, quien ha asumido la cartera de Defensa. El acuerdo contempla que Netanyahu pueda presentar a partir del 1 de julio a votación “el acuerdo alcanzado con Estados Unidos sobre la aplicación de la soberanía (en Cisjordania) para la aprobación del Gobierno y el Parlamento”.

En respuesta, la Liga Árabe advirtió el 30 de abril de que el plan del Gobierno de Israel supondría “un nuevo crimen de guerra”, tras una reunión extraordinaria a petición de las autoridades palestinas para abordar el asunto.