Macron designa a Jean Castex, otro hombre de derechas, como nuevo primer ministro

El presidente francés cambia de Gobierno para imprimir un "nuevo rumbo" tras el varapalo de las elecciones municipales

Thumbnail

Se venía venir, y hoy se confirma. El presidente francés, Emmanuel Macron, cambia de gobierno tras el varapalo de las elecciones municipales para su formación política en un claro intento de dar un impulso a su quinquenio antes de las elecciones presidenciales de 2022.

Jean Castex, el hombre que ha diseñado todo el plan de desconfinamiento en Francia, será quien dirija al Gobierno en la recta final del quinquenio de Macron. Castex, de 55 años, viene del partido conservador Los Repúblicanos (antigua UMP de Nicolás Sarkozy) y es alcalde de Prades, localidad de los Pirineos franceses.

Macron cambia de gobierno tras la debacle en las urnas para su formación política en un claro intento de dar un impulso a su quinquenio antes de las elecciones presidenciales de 2022. El hasta ahora primer ministro francés, Edouard Philippe, ha presentado esta mañana la dimisión en bloque del gobierno, lo que abre la vía a una remodelación que preparaba Macron para los dos últimos años de su mandato. Los medios habían especulado estos días con la salida del Gobierno de Philippe, que logró en dichos comicios la alcaldía de Le Havre, en el norte de Francia.

La composición del nuevo gobierno que pilotará Castex se conocerá en las próximas horas. El mandatario podría querer teñir de verde su gobierno, tomando en cuenta el auge de los ecologistas, que conquistaron las alcaldías de varias de las principales ciudades del país.

Además, el presidente Macron también podría optar por un cambio en la arquitectura del gobierno, con 5 o 6 “superministerios” que engloben todo el resto de carteras.

En una entrevista con prensa regional publicada el jueves por la noche, Macron advirtió que Francia debe prepararse para una crisis económica “muy difícil”. El Ejecutivo francés ha atravesado un período complicado, con la inédita movilización de los “chalecos amarillos”, la huelga contra la reforma de las jubilaciones y el descontento del personal sanitario.

En esa misma entrevista, el presidente lanzó elogios hacia su jefe de Gobierno, con quien, dijo, “constató la necesidad de un nuevo gobierno para encarnar una nueva etapa del quinquenio”.

A esto se suman las consecuencias de la pandemia de covid-19, que además de haber dejado ya cerca de 30.000 muertos en el país tuvo un impacto devastador en la economía francesa. El Banco de Francia estimó en junio que el desempleo llegará al 10% a finales de 2020, y al 11,5% a mediados del año que viene, un nivel “por encima de precedentes históricos” de recesiones económicas.

Los miembros del actual gabinete permanecerán en funciones hasta la designación de un nuevo equipo, según un escueto comunicado de la oficina de la Presidencia. Macron ya había anticipado una remodelación tras las elecciones municipales, en las que La República en Marcha (LREM) obtuvo un resultado peor al esperado.