Choque fatal entre manifestantes del “Black Lives Matter” y simpatizantes de Trump

Los enfrentamientos de esta pasada noche en Portland dejan un muerto. La Policía investiga los hechos

Thumbnail

De nuevo Portland es epicentro de la violencia. Son ya tres meses de enfrentamientos callejeros, manifestaciones contra la Policía, imágenes de saqueos y comercios en llamas. Lo último es la muerte de un hombre, al parecer simpatizante del presidente Donald Trump, a consecuencia de tres disparos. Una muerte que pone colofón a tres días de furia.

Su tragedia engloba y resume la de una ciudad donde diversas milicias “patrióticas”, paramilitares chocaron este fin de semana con activistas del movimiento “Black Lives Matter”, manifestantes cercanos a Antifa, etc.

Disturbios raciales en EE UU FOTO: Teresa Gallardo

A la vista de la gravedad de los incidentes el secretario de la agencia de Seguridad Nacional, Chad Wolf, ha ofrecido al alcalde de Portland y al gobernador de Oregón la posibilidad de desplegar la Guardia Nacional o enviar agentes federales.

Una concesión que opera tanto al estricto nivel de la seguridad en la calles como de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre. En declaraciones a la cadena ABC, Wolf ha sostenido que los incidentes “apuntan a algo más grande que ya hemos visto en Portland durante los últimos tres meses, y es que las autoridades locales y del estado no están permitiendo a la Policía que haga su trabajo”.

Hace apenas dos meses el alcalde de la ciudad, Ted Wheelee, fue rociado con gases lacrimógenos durante el curso de una manifestación. También fue expulsado de una manifestación frente a los juzgados de Portland, después de haber explicado que cortar los fondos de la Policía no le parecía la mejor idea posible. Pujante centro cultural, pocos lugares han sufrido en sus carnes con más y más devastadora pasión las contradicciones, luces y sombras de estos meses, desde el intento de crear algo así como un barrio capaz de autogestionar su seguridad y el cumplimiento de la ley y el orden sin depender de la propia Policía a los publicitados enfrentamientos entre Trump y el alcalde Wheeler.

La Policía de Portland indicó este domingo que está investigando el incidente y no precisó si el suceso está directamente relacionado con los enfrentamientos que estallaron en el centro de Portland, ciudad que ha vivido constantes protestas desde la muerte en mayo del afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía blanco.

El sábado, los simpatizantes de Trump organizaron una manifestación en coche: se reunieron con sus vehículos en un centro comercial a las afueras de Portland y condujeron hacia el centro de la ciudad con camiones, coches y motos uno detrás de otro, en una línea que se extendía varios kilómetros.

Cuando los “cientos” de vehículos se adentraron en la urbe, se produjeron enfrentamientos con los manifestantes de “Black Lives Matter”, explicó la Policía, quien detalló que en amplias zonas del centro de Portland hubo intercambio de insultos y agresiones físicas que no fueron a más, informa Efe.

No obstante, sobre las 20:30 hora local (4.30 GMT del domingo) los vehículos se retiraron del centro de la urbe y, a las 20:46, los agentes respondieron a avisos de disparos, de acuerdo con el relato de la Policía.

Los agentes llegaron al lugar del suceso “en un minuto” y encontraron a un grupo de personas que rodeaba a un hombre tendido en el suelo y que había sido disparado mortalmente en el pecho.

Según “The New York Times”, el fallecido llevaba una gorra con la insignia de “Patriot Prayer” (orador patriótico), un grupo de la extrema derecha basado en Portland y que se ha enfrentado en el pasado a quienes reclaman poner fin a la discriminación racial.

La Policía está investigando el suceso y ha pedido a los manifestantes que les otorguen las imágenes que tomaron con sus teléfonos y que están circulando por redes sociales.

En los últimos tres meses, noche tras noche, Portland ha vivido manifestaciones por la justicia racial y, en ocasiones, esas protestas se han vuelto violentas con centenares de manifestantes arrestados por las autoridades locales y federales desde mayo.

Anoche diez personas fueron detenidas con edades comprendidas entre los 21 y 60 años, detalló la Policía.

El presidente de EE UU, Donald Trump, ha arremetido en numerosas ocasiones contra Portland al considerar que es una ciudad liberal plagada de violencia, en lo que forma parte de su discurso de “ley y orden” para intentar ser reelegido en las elecciones de noviembre.