El regreso de los jóvenes que subestimaron a Trump en 2016

Biden, el candidato más longevo, necesita a la «Generación Z» para ganar las elecciones esta noche. “Voto porque toca, porque hay mucho que perder”, asegura Cem

A pesar de ya tener la mayoría de edad, en 2016 no fueron a votar. No les convencían los candidatos: ni Donald Trump ni Hillary Clinton hablaban para ellos. Reconocen que pensaban que era imposible que alguien como Trump saliera elegido presidente de EE UU y las encuestas así lo refrendaban. No fue así. Hoy, a sus 23 años, han acudido a votar por primera vez en su vida en estas elecciones históricas.

«Ninguna de las dos opciones son muy buenas, como casi todos los años, pero este año es aún peor», explica Cem, que ha estudiado Ciencias Políticas en Nueva York y ahora está con Derecho. A sus 77 años, Joe Biden es el candidato más mayor y sería el presidente más longevo de EE UU, un récord que precisamente ostenta Trump, de 74 años.

«Voto porque toca, porque hay mucho que perder» y recuerda que «las últimas elecciones ya pensé que estaban ganadas, no pensé que el riesgo de votar a Trump fuese tan verdadero. Voto por eso, para evitarlo otra vez». Según un estudio del Instituto de Políticas de la Harvard Kennedy School, los jóvenes de 18 a 29 años, están igual de entusiasmados con estas elecciones que en 2008, cuando una participación histórica de jóvenes abrieron de par en par las puertas de la Casa Blanca y el Congreso a los demócratas entonces liderados por Barack Obama.

«Esta vez será distinto, creo que los jóvenes de 18 y 19 años son más políticamente activos que hace cuatro años», reconoce Cem. «Además, debido a la situación por la pandemia, muchos más jóvenes votarán».

Cem, ha votado por primera vezEsther S. SieteiglesiasLa Razón

«Siento una mezcla de alivio y realización y a la vez preocupación, ansiedad y ciertos nervios por lo que va a pasar esta noche, los próximos días y semanas dependiendo del resultado y el recuento», indica Zach, después de estrenarse como votante en Florida.

Hace cuatro años no votó porque «era más joven y me sentía algo “antiestablishment”». Asimismo las encuestas daban a entender que Hillary Clinton arrasaría, algo precisamente de lo que aprender en 2016, que no hay que pensar que los sondeos son infalibles, porque la gente con las encuestas se vuelve complaciente y después no acude a las urnas».

Tanto Zach como Cem, que ya ni siquiera son millenials sino parte de la llamada «Generación Z», han votado en la oficina del alcalde de Parkland, en Pine Trails, una zona residencial idílica, con campos de golf, grandes avenidas, niños en bicicleta y coches de alta gama. Han acudido a primera hora de la mañana, y no se han encontrado con las filas que esperaban, por lo que suponen que la mayoría de sus vecinos ya votaron por anticipado.

La juventud estadounidense no suele participar de forma masiva en las elecciones. En 2016, sólo el 43% de los jóvenes fue a votar, según el Censo de EE UU. Cem ni siquiera llegó a registrarse como votante.

En los mitines de Trump también hay jóvenes entusiastas y en los círculos cubano-americanos de Florida, el marcado discurso anticomunista del presidente y su perfil de empresio de éxito cala entre la juventud. Sin embargo, las encuestas dan a Biden el 63% del voto joven respecto al 25% de Trump.

“El menos malo"

«He votado por Biden», explica Zach. «No tiene nada qué ver con el propio Joe Biden, sino con su oponente. No me gusta decirlo, pero sinceramente se siente como elegir entre dos males, el mal menor. Cualquiera al que hubieran puesto como contrincante de Trump, le habría votado».

zach, ha votado por primera vezEsther S. SieteiglesiasLa Razón

Zach sí piensa que la campaña de Biden ha logrado movilizar a los jóvenes gracias a la elección de Kamala Harris como su “número dos”.

«También porque nos han hecho comprender a los que tenemos entre 18 y 29 años que, como consecuencia de que no acudiéramos a votar en 2016, tenemos el presidente que tenemos ahora», concluye Zach, quien estudió Periodismo antes de pasarse al Derecho.